Estimados clientes y lectores:

Terminamos el mes de junio con una esperanza y cerramos el mes de julio con una borrasca impresionante por la cuarentena que ha impuesto Inglaterra para todas aquellas personas que visten España. Las autoridades que tanto bombo y platillo se dan en otras ocasiones, cuando no consiguen nada y tienen que dar la cara por los empresarios, se refugian en sus palacios.

Otra vez, y ya son muchas, nos toca remar contra viento y marea, a la vista de un futuro cercano muy negro y con el horizonte de los ERTES, que entendemos que en lugar de ayudar serán un gran lastre tanto para los empresarios como para los empleados, ya que muchos no tendrán paro acumulado.

La defensa que debe hacer el empresario, el que pueda, es la receta que hemos dicho siempre:

– Mucha planificación.

– Sacar punta al lápiz.

– Tener un plan B y C.

– Presupuestar, más que pensando en aumentar las ventas, pensando en disminuir los costes y los gastos.

Y si la solución es cerrar porque es inviable, El empresario debe prepararse y dejarse aconsejar por profesionales. Entre las recomendaciones posibles se encuentran tres principales: la de hacer una pre-concursal, aprovechando los primeros cuatro meses para emplearlos en negociar con los acreedores; hacer un ERE o despidos selectivos con el objetivo de enderezar la nave y, si se ve que no es factible reconducir la compañía, entrar en concurso.

No perdamos el norte y, por querer conseguir un imposible, perdamos el poco o mucho patrimonio familiar acumulado.

Desde Fimax Asesores les prestamos todo nuestro apoyo y toda nuestra experiencia en las tres fases antes mencionadas que les aconsejamos.

Ánimo y a trabajar muy duro, ya que no nos queda otra solución. Hay que tomar cuanto antes el camino adecuado.

Saludos.