Tipos de contratos y bonificaciones

Las variables para considerar los distintos tipos de contratos son muy diferentes. En función del tipo de empresa, cualificación de los operarios o técnicos, el volumen de trabajo, etc., será necesario contratar trabajadores bajo unas condiciones u otras.

Es muy importante conocer los tipos de contratos más adecuados. Además, hay que saber las bonificaciones existentes en todos los casos. Si un negocio tiene periodos intensos de trabajo en determinadas fechas, lo más práctico puede ser utilizar contrataciones eventuales, contratos de obra y servicio, etc.

También puede suceder que el crecimiento de la empresa sea sostenible, se haya estabilizado, y lo que se busque sea consolidación. En ese caso, los contratos indefinidos o de formación pueden ser los más adecuados.

Tipos de contratos

Contrato por circunstancias de producción

Como hemos visto, este tipo de contratos de duración determinada se realizan en situaciones determinadas, de forma esporádica. El caso de épocas del año en que la producción aumenta es el ejemplo más claro. Una vez que ese período pasa, la producción vuelve a bajar. En los negocios de hostelería se da con mucha frecuencia.

Entre sus características principales está una duración de 6 o 12 meses de máximo y una indemnización de 12 días por año trabajado para el empleado.

Contrato por obra y servicio determinado

Esta modalidad se utiliza para la realización de obras y servicios propios de la actividad de la empresa. En estos casos, el empresario no está seguro de la duración que el contrato tendrá. En el ámbito de la construcción, la realización de una obra es el ejemplo típico de este tipo de contratos.

Entre sus características, no tendrá una duración superior a los tres años y es necesario un preaviso para extinguir el contrato, si este es superior al año.

Genera una indemnización de 12 días por año trabajado al finalizar el contrato.

Contrato de interinidad

Los contratos de interinidad tienen como objetivo sustituir a trabajadores que tienen derecho a conservar su puesto de trabajo. Es el caso habitual de mujeres embarazadas o en maternidad después de dar a luz.

La duración del contrato será la que tenga la ausencia del trabajador. Existe una bonificación para la empresa del 100% en cuanto a las cuotas a la seguridad social.

Contratos de formación y en prácticas

Estos contratos se utilizan por las empresas para un ahorro de costes laborales. Los sueldos asociados son más baratos, y además hay más flexibilidad para convertirlos o no en contratos indefinidos.

Ambos son contratos formativos. Se diferencian en que en el contrato en formación no es necesaria una titulación específica. La formación se adquirirá a lo largo del contrato. En el contrato en prácticas, el trabajador ya tiene una titulación y se le contrata en la categoría referida a su titulación. El trabajador adquiere la experiencia necesaria, referida a su titulación específica.

Además del contrato en prácticas ordinario, existen otros tipos:

  • Trabajadores mayores de 52 años que sean beneficiarios de subsidios por desempleo.
  • Trabajadores con situación de exclusión social, víctimas de violencia doméstica, de género o víctimas de terrorismo.
  • Personas con discapacidad en centros especiales de empleo.
  • Trabajos con interés social y fomento del empleo agrario.

El contrato indefinido

Los contratos indefinidos no tienen un límite de tiempo en cuanto a su duración. Son los más apropiados para ofrecer estabilidad, compromiso y las mejores condiciones laborales a los trabajadores, consiguiendo así su máxima implicación con los objetivos empresariales.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.