A) RESIDENCIA TRAS EL BREXIT.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea se produjo el 31 de enero de 2020, de forma que a partir del 1 de febrero de 2020 Reino Unido pasó a ser un Estado tercero.

Los términos de la salida se regularon a través del Acuerdo de Retirada, que entró en vigor el 1 de febrero de 2020. Este contenía una serie de disposiciones para que la salida efectiva de Reino Unido se produjese de forma ordenada. Para ello, se establecía un periodo transitorio, que finalizaría el 31 de diciembre de 2020.

Un aspecto clave de este Acuerdo de Retirada, son los derechos en materia de residencia de aquellas personas que han venido disfrutando de la residencia antes del fin del periodo transitorio. Por ello todos los nacionales del Reino Unido y sus familiares, nacionales de terceros países, que residan en España antes de que concluya dicho periodo transitorio, mantendrán sus derechos derivados de la aplicación del Derecho de la Unión.

Por su parte, a aquellos ciudadanos de Reino Unido que lleguen a partir del 1 de enero de 2021, y que no queden incluidos en la aplicación del Acuerdo de Retirada, se les aplicará el régimen general de extranjería, ya que el acuerdo alcanzado entre el Reino Unido y la UE no incluye la libre circulación de personas.

En base a lo anterior, a partir del 1 de enero de 2021 los nacionales de Reino Unido en España estarán en una de estas dos situaciones:

  • Serán beneficiarios del Acuerdo de Retirada.
  • Se regirán por las disposiciones generales del régimen de extranjería.

1. NACIONALES DEL REINO UNIDO O SUS FAMILIARES RESIDENTES EN ESPAÑA BENEFICIARIOS DEL ACUERDO DE RETIRADA.

El objetivo fundamental que pretendía el Acuerdo de Retirada es que los nacionales del Reino Unido y sus familiares que venían residiendo en España antes de que concluyera el periodo transitorio, mantuvieran su estatus derivado de la aplicación del Derecho de la Unión.
En base a ello, España optó por expedir, si así lo solicitaban los ciudadanos, un documento de residencia que expresamente los identifique como beneficiarios del Acuerdo.

Es preciso destacar que los certificados de registro y tarjetas de familiares de ciudadano de la UE servirán para acreditar la condición de beneficiario del Acuerdo de retirada tras el 31 de diciembre de 2020 y acreditar, por tanto, la residencia legal en España con posterioridad al fin del periodo transitorio.

No obstante, desde el Gobierno se recomienda la obtención del nuevo documento de  residencia ya que éste sigue un modelo establecido a nivel europeo y menciona  explícitamente su condición de beneficiario del Acuerdo de Retirada. Además, este nuevo documento es una tarjeta física que contiene elementos biométricos que, entre  otros, facilita la realización de trámites administrativos al titular e incluso el cruce de las  fronteras exteriores de la Unión Europea. 

No obstante, transcurridos cinco años desde el final del período transitorio (31.12.2020), el Estado de acogida podrá dejar de aceptar los documentos nacionales de identidad a efectos de la entrada en su territorio o la salida del mismo si dichos documentos no incorporan un chip que cumpla las normas aplicables de la Organización de Aviación Civil Internacional en materia de identificación biométrica.

2. NACIONALES DEL REINO UNIDO O SUS FAMILIARES QUE QUIERAN RESIDIR EN ESPAÑA A PARTIR DEL 1 DE ENERO DE 2021 Y QUE NO SEAN BENEFICIARIOS DEL ACUERDO DE RETIRADA.

A aquellos nacionales de Reino Unido y a los miembros de su familia que lleguen a España tras la finalización del periodo transitorio, es decir, a partir del 1 de enero de 2021, y que no sean beneficiarios del Acuerdo de Retirada, se les aplicará el régimen general de extranjería, ya que el acuerdo de relación futura alcanzado entre el Reino Unido y la UE no contiene disposiciones referidas al mantenimiento de la libre circulación de personas.

Este régimen general de extranjería supone el cumplimiento de los requisitos generales y la solicitud de la residencia por el procedimiento común, cuyos requisitos variarán en base a los tipos de residencia solicitados.

Según el tipo de residencia que se solicite será necesario que se cumplan distintos requisitos.

B) CAMBIOS EN IRNR TRAS EL BREXIT.

Respecto a las rentas obtenidas en España por residentes en el Reino Unido y que se devenguen a partir del 1 de enero de 2021, hay que tener en cuenta los siguientes cambios derivados de dejar de ser contribuyentes residentes en un Estado miembro de la Unión Europea.

a) Rentas que dejan de estar exentas.

  • Los intereses y ganancias patrimoniales derivadas de bienes muebles obtenidos por residentes en otro Estado miembro de la Unión Europea (UE) con ciertas excepciones por aplicación del Convenio de doble imposición.
  • Los beneficios distribuidos por las sociedades filiales residentes en España a sus sociedades matrices residentes en otro Estado miembro de la UE o del EEE con efectivo intercambio de información, o a los establecimientos permanentes de estos últimos situados en otros Estados miembros, siempre que cumplan determinadas condiciones.
  • Los cánones entre sociedades asociadas, satisfechos a una sociedad residente en un Estado miembro de la Unión Europea o a un establecimiento permanente de dicha sociedad situado en otro Estado miembro de la UE, siempre que se cumplan determinados requisitos.
  • No exención por reinversión en vivienda habitual, aplicable para contribuyentes de la UE, Islandia y Noruega, que podrán excluirse de gravamen las ganancias patrimoniales obtenidas por la transmisión de la que haya sido su vivienda habitual en España, siempre que el importe total obtenido por la transmisión se reinvierta en la adquisición de una nueva vivienda habitual.

b) No deducción de gastos.

A partir del 1 de enero de 2021 un residente en el Reino Unido que tiene que tributar en España por la renta obtenida por tener alquilado un inmueble sito en España, no se podrán deducir aquellos gastos relacionados con el inmueble (IBI, gastos de comunidad, seguros, amortización, reparaciones, etc.).

Estos gastos son los previstos en el artículo 24.6 TRIRNR, artículo conforme al cual los contribuyentes residentes en otro Estado de la Unión Europea, personas físicas, pueden deducir los gastos previstos en la Ley IRPF, y en el caso de entidades, los previstos en la Ley del Impuesto sobre Sociedades, siempre que se acredite que están directamente relacionados con los rendimientos obtenidos en España y que tienen un vínculo directo e indisociable con la actividad realizada en España.

c) Tipo de gravamen aplicable.

A partir de 1 de enero de 2021, determinadas rentas obtenidas en España por un residente en Reino Unido, pasan a tributar al tipo de gravamen general del 24% (al dejar de ser residentes en la UE). Entre dichas rentas pueden citarse: rendimientos de inmuebles (por alquiler del inmueble), rendimientos del trabajo, renta imputadas de bienes inmuebles (cuando el inmueble no está alquilado).
Hasta el 31 de diciembre de 2020, estas rentas obtenidas por un residente en Reino Unido, tributan al 19% por su condición de residente en la UE.