Principales problemas de la empresa familiar e introducción a una estructura fiscal óptima en 2022

Si definimos la empresa familiar de manera genérica podemos referirnos a una entidad creada y gestionada únicamente por una sola familia. No obstante, en la práctica, la empresa familiar adopta formas distintas, y debe incluir el aspecto de la sucesión.

En un contexto más específico o profesional, este concepto se achaca con las siguientes premisas:

  • El patrimonio y con ello la capacidad de voto mayoritaria está en manos de la familia fundadora, y por consiguiente, en sus herederos, que con ello serán sucesores en la gestión y gobierno de la empresa.
  • Al menos una persona de la familia participa en dicha función de administración y gobierno de la empresa.
  • Persigue el objetivo estratégico de garantizar la continuidad de la empresa en la siguiente generación familiar, por encima de la generación de beneficios, característica fundamental de otro tipo de empresas.

Motor del tejido productivo español

La gran importancia de las empresas familiares radica en que estas entidades constituyen el motor del tejido productivo español, y ello queda más que acreditado cuando puede afirmarse que el 89% de las empresas privadas, lo que conlleva la generación del 67% de empleo en el sector privado.

Además de lo anterior, debe destacarse las fortalezas que hacen únicas a este tipo de entidades, cuanto más, las empresas familiares contribuyen a transmitir infinidad de valores y cultura al entorno que le rodea, distinguiéndose por su trato cercano con los clientes, su empatía y flexibilidad. En definitiva, las empresas familiares constituyen un proyecto de vida que se va sucediendo entre distintas generaciones.  

Debilidades que debe afrontar la empresa familiar

Desafortunadamente, las empresas familiares, se enfrentan a una serie de debilidades que deben afrontar, y que en muchas ocasiones pueden llevar a colgar en su puerta el cartel de «CERRADO», entre las que se encuentran las siguientes: 

  1. Crisis familiares: divorcio, incapacidad de llegar a acuerdo entre los socios, etc.
  2. Crisis financieras y dificultad para conseguir financiación.
  3. Concentración del riesgo en el patrimonio familiar.
  4. Confusión de rol, incorrecto control de las operaciones.
  5. Incorrecta gestión del talento, puestos de trabajo y capacidad de los miembros de la familia.
  6. Problemas de comunicación derivadas de las crisis financieras.
  7. Limitación del crecimiento empresarial cuando no se gestionan bien los recursos y no se opta por una estructura fiscal óptima.

Retos de la empresa familiar

Por todo ello, existen cuatro retos que las empresas familiares deben superar:

  1. Reticencia al progreso y crecimiento. La empresa está tiene cierta incertidumbre en cuanto al riesgo que puede conllevar salir de su zona de confort. Sin embargo, es la única vía para crecer, y con ello garantizar su perdurabilidad en el tiempo, mediante la diversificación y expansión del negocio familiar.
  2. Es necesario apostar por la profesionalización de los órganos de dirección y administración de la empresa para conseguir resultados positivos.
  3. Los negocios familiares no siempre suponen buena relación entre sus miembros, tampoco que en la toma de decisiones todos vayan a estar de acuerdo.
  4. Planificación de la sucesión de la empresa para garantizar la supervivencia y éxito de la misma. 

Todos estos retos deben ser afrontados con una estructura fiscal óptima consistente en planificar la estructura de la empresa tanto desde un punto de vista mercantil como fiscal, consiguiendo la eficiencia máxima de los beneficios fiscales sobre todos los tributos, y rebajando la factura del Impuesto sobre Sucesiones, evitando la tan temida desaparición de las empresas debido a los impuestos que se tienen que pagar en operaciones de sucesión o donación

Para poder conseguir una sucesión con éxito es necesario:

  1. El liderazgo del sucesor.
  2. Que la familia tenga la voluntad de que la empresa continúe, y evidentemente de que el poder continúe en manos de personas pertenecientes a la misma.

No son pocas las empresas en España que han conseguido superar todos estos retos gracias a una estructura fiscal óptima, desde Barceló, Mercadona o El Corte Inglés, hasta Inditex. 

Desde Fimax Asesores enseñamos al empresario y familia empresaria a planificar el patrimonio para garantizar la sucesión empresarial, simplificando todos los procesos, rebajando la carga fiscal y diversificando riesgos, de manera, que si una rama de actividad que realiza una sociedad no funciona, no afecte al resto de las empresas.

No puede asociarse  este tipo de operaciones con el mal funcionamiento de la empresa. Al contrario, Fimax Asesores te indica en qué momento es oportuno iniciar este tipo de operaciones y valora cada empresa a través de un enfoque personalizado para cada cliente, así como encuentra soluciones de compra y/o venta, compra de unidad productiva, fusión, escisión, segregación, absorción, aportación de rama de actividad, donación/herencia de acciones o participaciones, etc.

Como conseguir una estructura fiscal óptima en la empresa familiar

  1. Planificación y ejecución de cada operación
  2. Estudio y proyecto, hasta el final, desde un punto de vista mercantil, contable y fiscal.
  3. Tributación de los socios en dichas operaciones.

Estos son los pasos para conseguir una  mejor estructura organizativa de la empresa y garantizar el éxito que refuerza la continuidad y crecimiento de la empresa.

Conoce nuestro servicio para la gestión de empresas familiares si necesita ampliar información o póngase en contacto con nosotros.

Relacionados

Compartir

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal y laboral.