Contabilización de las reservas en la distribución de beneficios

Normalmente, las tareas contables asociadas a las reservas no suelen formar parte de la actividad habitual de los contables, debido a que, en numerosas compañías, sólo utilizan dicho registro contable cuando se lleva a cabo la asignación de beneficios de la empresa.

Las reservas se generan con las ganancias obtenidas en diferentes períodos, las cuales, en lugar de ser repartidas entre los socios, se retienen en la empresa.

A pesar de que la práctica más habitual en relación al asiento contable de reservas es su uso en la distribución de beneficios, es relevante tener en cuenta otras situaciones en las que se llevan a cabo asientos contables asociados a estas reservas, por ejemplo, cuando se producen modificaciones en los criterios contables o errores.

Contabilización de las reservas en la distribución de beneficios

De manera general, se efectúa la asignación de reservas de forma contable mediante la acreditación a las cuentas pertenecientes al subgrupo 11 del Plan General de Contabilidad (PGC). En caso de proceder de la aplicación del resultado, lo cual es el tema que estamos analizando, acostumbran a representar un cargo en la cuenta 129 «Resultado del ejercicio» (debe tener saldo acreedor para indicar que hay un beneficio a distribuir), ambas cuentas incluidas en el grupo 1 del cuadro de cuentas del PGC correspondiente, el cual es conocido por ser la Financiación Básica. En este contexto, debemos consultar la regulación mercantil que, de conformidad con el artículo 273 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital (TRLSC), establece la normativa para la aplicación del resultado, especificando lo siguiente:

«1. La junta general resolverá sobre la aplicación del resultado del ejercicio de acuerdo con el balance aprobado.

2. Una vez cubiertas las atenciones previstas por la ley o los estatutos, sólo podrán repartirse dividendos con cargo al beneficio del ejercicio, o a reservas de libre disposición, si el valor del patrimonio neto no es o, a consecuencia del reparto, no resulta ser inferior al capital social. A estos efectos, los beneficios imputados directamente al patrimonio neto no podrán ser objeto de distribución, directa ni indirecta. Si existieran pérdidas de ejercicios anteriores que hicieran que ese valor del patrimonio neto de la sociedad fuera inferior a la cifra del capital social, el beneficio se destinará a la compensación de estas pérdidas.

3. Se prohíbe igualmente toda distribución de beneficios a menos que el importe de las reservas disponibles sea, como mínimo, igual al importe de los gastos de investigación y desarrollo que figuren en el activo del balance.»

De acuerdo al artículo mencionado, la distribución o uso de los resultados está condicionada al cumplimiento de ciertas obligaciones establecidas en la Ley de sociedades de capital y, en algunos casos, en los estatutos sociales de la entidad. Por lo tanto, es importante tener en cuenta que antes de distribuir libremente los beneficios, se deben cumplir las siguientes condiciones:

  • Haber dotado a la Reserva legal (si esta no estuviera ya constituida) conforme a lo establecido en el artículo 274 del TRLSC.
  • El patrimonio neto, según el artículo 273, debe ser igual o superior al capital social de la entidad. 
  • Haber cumplido, si es pertinente, con otras responsabilidades potenciales establecidas en los estatutos sociales correspondientes.
  • Que haya reservas disponibles en el balance en una cantidad igual o mayor que los gastos de investigación y desarrollo del activo. Estas reservas deberán incluir, según la consulta del ICAC número 3 del BOICAC 119 de 2019, la prima de emisión o asunción y otras aportaciones de socios, si existen.

De esta manera, encontramos una primera obligación legal que implica la creación de una reserva específica a partir de la aplicación del resultado, conocida como la reserva legal. Como se sabe, el artículo 274 estipula que debe destinarse al menos el 10% del beneficio obtenido en el ejercicio a esta reserva, hasta que alcance al menos el 20% del capital social. Cualquier excedente se considerará una reserva de libre disposición. Cierto es que, si se desea en una asamblea de socios, se puede dotar una cantidad superior al mínimo legal del 10% o incluso cubrir toda la reserva legal si los resultados lo permiten, aunque esto no es algo común.

En relación al segundo de los requisitos, cabe destacar que se requiere que el patrimonio neto sea superior al capital social, tal y como se especifica en el artículo correspondiente. Este requisito puede cumplirse después de que se haya propuesto la distribución de resultados, lo que significa que una empresa podría no cumplir este requisito antes de presentar los resultados. No obstante, si las pérdidas acumuladas de ejercicios anteriores se sanearan con los resultados del ejercicio, podría alcanzarse dicha condición.

En cuanto al tercer requisite, hay empresas que pueden tener establecidos en sus estatutos la obligación de destinar una parte del beneficio a algún tipo de dotación, tales como la creación de una reserva estatutaria para cumplir ciertos objetivos futuros de la entidad.

Una vez que se cumplan las exigencias correspondientes, establecidas por la legislación mercantile o los estatutos sociales, los socios o accionistas en una junta general determinarán, entre otras cuestiones, si deberían o no compensar los resultados negativos generados en ejercicios pasados, a menos que dichas pérdidas hayan disminuido el valor del patrimonio neto de la compañía, con respecto al capital social de la misma. En este último caso, el beneficio debe ser utilizado automáticamente para compensar esas pérdidas, y no se queda, por lo tanto, en la libre elección de los socios.

Finalmente, la decisión sobre cómo utilizar el remanente de resultados, en caso de que exista, dependerá de la junta general. Lo habitual es que se destine a la distribución de dividendos a los socios o accionistas y/o a la creación de reservas voluntarias que se podrán distribuir posteriormente en forma de dividendos si así lo decide la junta. Estas reservas voluntarias también pueden (o deben) emplearse para compensar pérdidas, aumentar el capital, etc. En definitiva, estamos hablando de otro tipo de reservas, las voluntarias, que se generan a partir del resultado obtenido.

De manera general, la reserva legal (112), las reservas voluntarias (113) y las reservas estatutarias (1141) se abonan a través de los asientos contables correspondientes a la distribución de los beneficios. En términos generales, estos movimientos se contabilizan con cargo en la cuenta del resultado del ejercicio (129) o en la cuenta de remanente (120).

Dentro de la cuenta contable de remanente se hallan las ganancias no distribuidas ni asignadas particularmente a otra cuenta, una vez que se han aprobado las cuentas anuales y se ha llevado a cabo la distribución de resultados.

Ponemos un ejemplo del contenido para mayor entendimiento:

Imaginemos que una compañía obtiene una ganancia neta de 20 millones de euros durante el año fiscal. En una junta general ordinaria, los accionistas acuerdan cómo utilizar este resultado de la siguiente manera:

  • Se debe dotar a la reserva legal según lo establecido por el TRLSC, teniendo en cuenta que todavía no se ha alcanzado el límite máximo de dotación establecido por dicha ley.
  • A regularizar contablemente resultados negatives de periodos anteriores, cuyo monto alcanza la cifra de 2 millón de euros.
  • Se destinará un 20 por ciento del mencionado resultado a una reserva indisponible establecida por los estatutos de la empresa con el fin de incrementar el capital de la misma.
  • Se va a distribuir un dividendo del 12 por ciento de los 10 millones de euros de capital social a los accionistas.
  • El restante, si hubiera, será empleado para establecer reservas voluntarias.
Nº Cuenta
Título
Cargo
Abono
129
Resultado del ejercicio
20.000.000
112
Reserva legal
2.000.000
1141
Reservas estatutarias
4.000.000
526
Dividendo activo a pagar
1.200.000
121
Resultados negativos de ejercicios anteriores
2.000.000
113
Reservas voluntarias
10.800.000

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Como tributa el traspaso de un negocio

¿Qué implica un traspaso de negocio? El traspaso de un negocio implica la cesión de una actividad económica en funcionamiento. El contrato de traspaso establece

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.