El tratamiento fiscal de los rendimientos del capital mobiliario en las empresas

Los ingresos derivados del capital mobiliario conllevan responsabilidades para las entidades que los abonan, y se clasifican como ingresos del capital mobiliario, representando ciertos ingresos abonados a individuos sujetos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

No solo resulta esencial conocer cuándo se debe efectuar una retención o presentar un modelo, sino que también se deben considerar las obligaciones del pagador, quien es la contraparte con la cual la empresa aspira a mantener una relación armoniosa.

Concepto de rendimientos del capital mobiliario

La legislación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) no proporciona una definición específica de estos rendimientos, sino que enumera las diferentes fuentes de ingresos que se clasifican como capital mobiliario. Además, su regulación no es uniforme, ya que establece normativas específicas para cada categoría, y no todas contribuyen a la misma base liquidable. Algunos de estos ingresos se consideran rentas del ahorro, mientras que otros forman parte de la renta general. Este aspecto es crucial, ya que determina el porcentaje de impuestos que el contribuyente deberá abonar.

Es fundamental tener presente que la clasificación de estas rentas como rendimientos del capital mobiliario depende del receptor de los fondos. En ocasiones, pagos similares se efectúan a sociedades u otros entes sujetos al impuesto sobre sociedades. En estos casos, ya no se les denomina rendimientos del capital mobiliario, sino más bien ingresos que el receptor debe integrar en su contabilidad. Además, es necesario considerar las disposiciones del impuesto sobre sociedades para evaluar la necesidad de realizar ajustes contables adicionales.

Por otro lado, cabe destacar que la contraprestación obtenida por el aplazamiento o fraccionamiento del precio de las operaciones realizadas por una persona física en el ejercicio de su actividad económica habitual no se clasifica como rendimiento del capital mobiliario. Este ingreso se incluirá en el rendimiento de su actividad económica.

Tipos de ingresos generados por el capital mobiliario

La normativa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) enumera diversas categorías de rendimientos del capital mobiliario. Estas se dividen en dos grandes grupos:

A. Ingresos que, en líneas generales, forman parte de la renta derivada del ahorro. Esta categoría abarca tres subtipos:

  1. Rendimientos originados por la participación en fondos propios, como los dividendos.
  2. Ingresos generados por la cesión a terceros de capitales propios, que engloban los intereses derivados de diversas deudas.
  3. Rendimientos provenientes de operaciones de capitalización, contratos de seguro de vida o invalidez, y rentas derivadas de la imposición de capitales.

B. Otros rendimientos del capital mobiliario.

Estos ingresos se integran en la renta general e incluyen rendimientos originados por:

  1. La propiedad intelectual cuando el contribuyente no es el autor. Si los derechos de la propiedad intelectual corresponden al propio autor, se clasifican como rendimientos del trabajo o de actividades económicas.
  2. La propiedad industrial, siempre que no esté vinculada a actividades económicas realizadas por el contribuyente. Esto incluye, por ejemplo, las patentes.
  3. Asistencia técnica, la cual generalmente se brinda en el marco de una actividad económica que implica la organización de recursos para intervenir en el mercado. No obstante, cuando esto no sucede, dichas prestaciones tributan como rendimientos del capital mobiliario.
  4. Arrendamiento de bienes muebles, negocios o minas, así como los ingresos por subarrendamiento percibidos por el subarrendador, siempre que no constituyan actividades económicas. Un ejemplo típico sería el arrendamiento de un negocio con sus correspondientes elementos materiales, intangibles y humanos necesarios para la actividad.
  5. Derechos de imagen, a menos que la cesión se realice dentro de una actividad económica.

Responsabilidades vinculadas al rendimiento del capital mobiliario

Esta responsabilidad surge por diversas circunstancias:

  • En términos generales, cuando los rendimientos son exigibles.
  • De manera excepcional, si anticipamos el pago, también se adelanta la generación de la obligación de retener o ingresar a cuenta.
  • En el caso de rendimientos del capital mobiliario derivados de la transmisión, amortización o reembolso de activos financieros, la obligación de retener surge en el momento de la transmisión, amortización o reembolso. La retención debe llevarse a cabo en el instante en que estas operaciones se formalicen, sin importar si se establece otro calendario para los pagos. Como podemos observar, lo común es que este momento coincida con el pago de los rendimientos del capital mobiliario. Esta fecha adquiere relevancia, ya que determina en qué periodo se presentará el modelo de retenciones correspondiente (usualmente el modelo 123). Estos modelos suelen tener una periodicidad trimestral, aunque hay entidades, como las grandes empresas, que los presentan mensualmente. La fecha límite de presentación suele ser el día 20 del mes, pero se adelanta al día 15 en caso de domiciliación.

Una vez efectuada la retención, tanto el pagador como el receptor tienen tres obligaciones adicionales cruciales:

  • El pagador debe presentar declaraciones resumen anuales de retenciones. Si utiliza, por ejemplo, el modelo 123, deberá presentar en enero del año siguiente el modelo 193 o su versión simplificada.
  • Además, el pagador debe proporcionar al receptor un certificado de retenciones antes del inicio de la campaña de la renta.
  • Por último, el receptor incluirá en su declaración de la renta el rendimiento del capital mobiliario percibido y la retención soportada.

Como se puede apreciar, parte de las responsabilidades asociadas a los rendimientos del capital mobiliario recae en los pagadores. En consecuencia, las empresas deben estar preparadas para gestionar estos trámites y, por supuesto, para efectuar el ingreso de la retención.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.