Las claves del Consejo de Administración en la empresa familiar

De forma general, definimos empresa familiar como una empresa en la que la mayoría de las acciones con derecho a voto son propiedad de la familia fundadora. Además, miembros de la familia o sus representantes suelen formar parte de la gestión de la empresa en sí. Esto implica que, cuando hablamos de empresa familiar, hablamos de tradición, de lazos familiares y de enfrentarse juntos ante desafíos y oportunidades.

Uno de los elementos clave para una correcta gestión de una empresa familiar es contar con un Consejo de Administración sólido y con la estructura adecuada.

En este artículo, desde Fimax Asesores, queremos explorar las claves del Consejo de Administración en la empresa familiar, analizando su papel y sus responsabilidades, así como la planificación a largo plazo.

El papel crucial del Consejo de Administración

El Consejo de Administración desempeña la función de dirigir y gestionar las empresas establecidas como sociedades anónimas o limitadas, siendo el órgano principal de gobierno en dichas organizaciones. 

Es interesante trasladar este sistema de gobierno corporativo a la empresa familiar, adaptándolo a las dimensiones de ésta y al plan generacional, si existe. Esto suele ocurrir al hacer la transición desde la primera a la segunda generación, pues es el momento en el que se comienza a necesitar un mayor asesoramiento externo.

La primera ventaja que aporta el Consejo de Administración en la empresa familiar es garantizar la continuidad. La continuidad es la esencia de este tipo de empresas y, sin esa idea de dejar un legado a la siguiente generación, se pierde el concepto fundacional. Desempeña un papel crucial en la gestión de la sucesión en la empresa, facilitando el reemplazo generacional con continuidad y fomentando el aprendizaje mutuo entre las generaciones.

Por otro lado, agrega valor al poder incluir consejeros independientes, quienes aportan perspectivas externas. Además, el Consejo proporciona una estructura formal que establece reglas claras para la toma de decisiones y la resolución de conflictos.

Por tanto, este órgano se convierte en el guardián del proyecto a largo plazo, el promotor de la transparencia y el espacio donde dar continuidad a los valores y a la misión de la empresa familiar. 

En ocasiones, las empresas familias optan por un órgano previo llamado Consejo Asesor. Este consejo aporta asesoramiento tanto al presidente como a los ejecutivos más importantes. El Consejo de Administración también ofrece asesoramiento, pero se diferencia del Consejo Asesor, en que, el de Administración, tiene por ley deberes fiduciarios.

Composición del Consejo en la empresa familiar

La complejidad más evidente en las empresas familiares radica en la coexistencia de dos entidades distintas: la empresa en sí misma y la familia. Esto hace que, en ocasiones, los miembros de la familia asuman órganos de gobierno, sobre todo en las etapas iniciales. A medida que se suceden los relevos generacionales, surge la necesidad crucial de contar con consejeros externos.

En las empresas familiares, los Consejos de Administración suelen contar con consejeros de la propia familia. Seleccionar estos perfiles es también importante y se deben analizar características y habilidades del futuro consejero y no solo limitarse a su lazo familiar. Sin duda, los consejeros familiares son aquellos que mantienen la esencia y que aportan los valores y la misión de la empresa familiar.

A estos consejeros familiares se les suman consejeros externos. Es clave realizar una selección adecuada y que sea positiva para la empresa familiar. Debemos analizar perfiles altamente formados y actualizados que aporten asesoramiento acorde al mercado. Así mismo, es recomendable apostar por perfiles diversos, tanto en edad como en experiencias profesionales.

Además, estos perfiles externos deben compartir la cultura de la empresa familiar y deben integrarse en la misma de tal forma que asuman como suyos los valores familiares. 

Funciones y Responsabilidades del Consejo de Administración

Ya hemos analizado cómo se debe formar un Consejo de Administración en una empresa familiar. A mayores de los aspectos formales de todo Consejo de Administración, a continuación destacaremos algunas funciones y responsabilidades importantes cuando hablamos de empresa familiar. Veamos.

Toma de decisiones estratégicas

El Consejo de Administración en una empresa familiar debe participar activamente en la definición de la estrategia y en  la toma de decisiones a largo plazo, como la apertura y promoción de nuevas áreas de negocio Esto implica evaluar oportunidades y riesgos, asegurando que la empresa evolucione de manera sostenible y se adapte a los cambios del mercado.

Alta capacidad de aprendizaje y escucha

En línea con el punto anterior, los consejeros deberán aportar un enfoque estratégico y una gran capacidad de escucha. Esto les permitirá formular las preguntas adecuadas y abordar las tareas con un enfoque global, pensando en el medio y largo plazo.

Sucesión y planificación

Otra de las funciones del Consejo de Administración de una empresa familiar es garantizar la continuidad tras el cambio generacional. Ayudar a elaborar un plan de cambio generacional o  integrar a los miembros de la empresa familiar son algunas de sus funciones.

Supervisión y transparencia

La supervisión de la gestión es otra responsabilidad fundamental del Consejo. Esto incluye evaluar el desempeño de la dirección, asegurar la transparencia y garantizar el cumplimiento de normativas y estándares.

Sucesión y planificación

Otra de las funciones del Consejo de Administración de una empresa familiar es garantizar la continuidad tras el cambio generacional. Hablamos de ello más adelante. 

Función institucional

El Consejo asume la responsabilidad de resolver cualquier conflicto que pueda surgir entre la empresa y su entorno

claves consejo administracion empresa familiar sucesion

Sucesión: el reto para los Consejos de Administración

Llevar a cabo la sucesión en una empresa familiar es uno de los retos más importantes a los que se enfrenta el Consejo de Administración. En este artículo anterior, analizábamos qué ocurre cuando no existe ese relevo generacional.

Si la empresa familiar cuenta con un Consejo de Administración, este será el encargado de determinar el perfil que se necesita, evaluar a los candidatos y diseñar los pasos para una sucesión de éxito. Esta decisión debe responder a las necesidades de la empresa en ese momento y basarse en un plan, el cuál debe elaborarse con tiempo. 

Además, una vez escogido el candidato, los consejeros serán los encargados de integrarlo en la toma de decisiones y en el día a día de la empresa, haciendo, más que nunca, una labor de asesoramiento clave para el futuro de la empresa.

Todo esto se puede convertir en un proceso muy complejo en el que caso de que surja de imprevisto y se deba actuar bajo la presión del tiempo. 

En resumen, el Consejo de Administración es un órgano muy interesante para incluir en las empresas familiares, especialmente tras el primer cambio generacional. La inclusión de consejeros externos, la diversidad en la composición y la planificación cuidadosa de la sucesión son claves para asegurar un futuro empresarial.

En Fimax Asesores somos expertos en Empresa Familiar. Elaboramos a vuestro lado planes que garanticen el futuro de la empresa y os asesoramos en procesos de reestructuración, escisiones o reorganizaciones. 

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Cinco mitos de la empresa familiar

Mito 1: Las empresas familiares son pequeñas y poco exitosas Uno de los mitos más extendidos sobre las empresas familiares es que tienden a ser

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.