¿Cómo nos repercute no cumplir el objeto de una subvención?

¿Qué es una subvención?

Las subvenciones se definen como disposiciones patrimoniales, principalmente dinerarias, proporcionadas por las Administraciones públicas, organismos y demás entidades de derecho público. Estas entidades ejercen su potestad administrativa para otorgar fondos públicos a personas, ya sean públicas o privadas, sin esperar contraprestación directa.

Estas ayudas normalmente entregadas a fondo perdido, tienen como objetivo ayudar en un ámbito concreto considerados de interés general por la Administración que la otorga.

Según el artículo 2 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones (LGS), estas deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • Entrega sin contraprestación directa de los beneficiarios.
  • Vinculación al cumplimiento de objetivos específicos, proyectos, actividades, comportamientos singulares o situaciones, con el beneficiario asumiendo las obligaciones establecidas.
  • Promoción de actividades de utilidad pública, interés social o finalidades públicas.

A parte de lo anterior, los que se proclamen beneficiarios de subvenciones deben cumplir con:

  • Los objetivos determinados.
  • La ejecución de los proyectos correspondientes.
  • La realización de las actividades indicadas.
  • La adopción de los comportamientos que fundamentaron la concesión de las subvenciones.
  • Justificación ante el órgano concedente o entidad colaboradora, del cumplimiento de requisitos y condiciones, así como de la realización de actividades y el logro de las finalidades que motivaron la concesión de la subvención.

Objetivo primordial de una subvención.

La normativa que regula los criterios para otorgar la subvención que interesa será el documento en el que se detallará, el objeto de la misma, los beneficiarios, los gastos subvencionables, el plazo y el procedimiento de cumplimiento para justificar que se han cumplido los objetivos para los cuales se concedió la subvención.

Este documento es realmente importante, dado que detalla los criterios para evaluar los posibles incumplimientos de las condiciones establecidas para otorgar la subvención. Estos criterios se usarán para determinar la cantidad final que el beneficiario debe recibir o no, en el caso de que no los cumpla.

Justificación de las subvenciones. ¿Qué es y cómo se aplica?

La justificación del cumplimiento de las condiciones es el documento acreditativo de que la subvención se ha llevado a cabo y que, por lo tanto, se ha cumplido con los requisitos expuestos en las bases reguladoras de la misma.

La presentación de este informe es requisito indispensable tanto para el beneficiario, como para cualquier entidad colaboradora. Este informe se presenta bajo la responsabilidad del declarante y se deben incluir los comprobantes de los gastos o cualquier otro documento legalmente válido que demuestre el cumplimiento de los términos de la subvención. Este informe es importantísimo ya que, constituye la prueba tangible del cumplimiento o incumplimiento de los términos de la subvención.

El incumplimiento de presentar esta justificación o una justificación insuficiente desembocará en muchos casos al reembolso de los fondos recibidos por la subvención.

Dado lo anterior, corresponde al organismo otorgante verificar la adecuada justificación de la subvención, así como la realización de las actividades y el logro de los objetivos que determinaron la concesión o disfrute de la subvención.

En lo que respecta al plazo para estas justificaciones, siempre vendrá proporcionada en el documento oficial de la subvención que vayamos a solicitar, estos plazos, como todos en una subvención son importantes y debemos tener muy en cuenta que no se nos pase dicho plazo. Sin embargo, en ocasiones el ente otorgante podría extender el plazo para la presentación de la justificación, siempre y cuando no exceda la mitad del tiempo inicial y no afecte derechos de terceros.

En el caso que ocurriese el vencimiento del plazo y no hayamos presentado la justificación el órgano competente requerirá al beneficiario de la subvención para que en un plazo no máximo de 15 días presente la justificación, este plazo será improrrogable, y, además si faltamos a esa “llamada” nos llevará al inevitable requerimiento de reembolso.

¿Qué responsabilidades tengo como beneficiario y qué me podría ocurrir si no las cumplo?

Es esencial que el beneficiario de una subvención conozca sus obligaciones y responsabilidades que en términos generales y a grosso modo son las siguientes:

  1. Cumplir con todos los objetivos, actividades y proyectos de manera integral.
  2. Adoptar las actividades que justificaron la concesión de la subvención.
  3. Satisfacer los compromisos adquiridos en relación con la misma.

Si no se cumpliese estos términos, acabaremos sufriendo las consecuencias, que son las ya explicadas anteriormente, la obligación de reintegrar total o parcialmente las cantidades recibidas y la exigencia de los intereses de demora correspondientes desde el momento del desembolso de la subvención hasta la fecha en que se determine la necesidad del reintegro, o hasta la fecha en que el deudor efectúe el reintegro si es anterior a esta determinación.

¿Cuál es el plazo que tiene la administración para iniciar la acción de reintegro de una subvención y desde qué momento se comienza a computar?

En caso de incumplimiento de la actividad total o parcial de la subvención, la administración puede iniciar el proceso de reintegro, mecanismo establecido en el 39.1 de la LGS, que sería de 4 años contados:

  1. Desde la fecha de vencimiento para presentar la justificación por parte del beneficiario o entidad colaboradora.
  2. Desde el momento de la concesión.
  3. Si se han establecido condiciones u obligaciones que el beneficiario o entidad colaboradora deben cumplir o mantener durante un período específico, el plazo se cuenta desde la finalización de dicho período.

El período de prescripción puede interrumpirse si la Administración o el beneficiario realizan cualquier actividad fehaciente, de acuerdo con los supuestos previstos en el artículo 39.3 de la LGS, como lo son:

  1. “Por cualquier acción de la Administración, realizada con conocimiento formal del beneficiario o de la entidad colaboradora, conducente a determinar la existencia de alguna de las causas de reintegro.
  2. Por la interposición de recursos de cualquier clase, por la remisión del tanto de culpa a la jurisdicción penal o por la presentación de denuncia ante el Ministerio Fiscal, así como por las actuaciones realizadas con conocimiento formal del beneficiario o de la entidad colaboradora en el curso de dichos recursos.
  3. Por cualquier actuación fehaciente del beneficiario o de la entidad colaboradora conducente a la liquidación de la subvención o del reintegro”.

¿Cómo se tramita el reintegro?

El proceso para el reintegro estará regido por:

  1. Los artículos 41 a 43 de la LGS.
  2. Los artículos del 94 al 101 del Real Decreto 887/2006, de 21 de julio, que aprueba el Reglamento de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones (RGLS).
  3. Las disposiciones generales sobre procedimientos administrativos, establecidas en la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.
  4. Las normativas de las bases reguladoras respectivas.

En lo que respecta al procedimiento de reintegro de las subvenciones, esta será iniciado de oficio mediante acuerdo del órgano competente, ya sea por iniciativa propia, por orden superior, por solicitud razonada de otros órganos o por denuncia, además, también podrá iniciarse a raíz del informe de control financiero emitido por la Intervención General de la Administración del Estado.

A lo largo de la tramitación, se asegurará en todo momento el derecho del interesado a realizar las declaraciones que estime oportunas.

El plazo máximo para resolver y notificar la resolución del procedimiento de reintegro será de 12 meses a partir de la fecha del acuerdo de inicio. En caso de que transcurra dicho plazo sin que se haya notificado una resolución expresa, el procedimiento caducará, aunque las actuaciones continuarán hasta su conclusión y la prescripción no se verá interrumpida por las actuaciones realizadas hasta la finalización del plazo mencionado. En este escenario, la resolución del procedimiento de reintegro pondrá fin a la vía administrativa.

Es relevante destacar que los créditos a reintegrar y los procedimientos para su exigencia, serán considerados ingresos de derecho público, aplicándose para su cobranza lo establecido además en la Ley General Presupuestaria y que aparte, se le aplicará un interés de demora que será, el interés legal del dinero de la subvención solicitada incrementado en un 25%. Estos procedimientos de demanda del reintegro de las subvenciones siempre tendrán carácter administrativo.

¿Y si devuelvo el dinero voluntariamente?

El artículo 90 del Reglamento de la Ley General de Subvenciones (RLGS) establece claramente que la «devolución voluntaria» se refiere a aquella realizada por el beneficiario sin requerimiento previo de la Administración, en donde esta debe otorgar todos los medios disponibles para que el beneficiario pueda efectuar esta devolución. Asimismo, cuando esto se lleva a cabo, la Administración calculará los intereses de demora hasta el momento en que se efectuó la devolución por parte del beneficiario.

En resumen, en la parte teórica todo parece ser bastante sencillo, pero esto solo es el punto del iceberg dado que, en la práctica, surgen numerosas situaciones debido a la falta de información proporcionada a los beneficiarios sobre cómo proceder con la devolución de las convocatorias. Esto se hace visible en la escasez de devoluciones voluntarias efectivas.

A nuestro juicio y experiencia, esta situación no debería acarrear consecuencias negativas para aquellos que buscan realizar la devolución de manera voluntaria, pero que muchas veces acaban encontrándose con dificultades para realizarla.

¿Desea ampliar información sobre este tema? No dude en ponerse en contacto con Fimax Asesores.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Conoce las novedades en las ayudas minimis

¿Qué son las ayudas minimis? La Comisión Europea establece que ciertos respaldos otorgados por los Estados Miembros a sus empresas no se categorizan como Ayudas

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.