Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Canarias (I)

fachada-edificio-cristales

Naturaleza, objeto y ámbito territorial 

A) Naturaleza y objeto

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, de naturaleza directa y subjetiva, grava los incrementos patrimoniales obtenidos a titulo lucrativo por personas físicas a consecuencia de una herencia, donación, beneficiario de un seguro de vida, o causa semejante.

Por lo tanto, conforme a lo dispuesto en la Ley, así como lo manifestado en la doctrina y jurisprudencia, podemos determinar las siguientes características de este tributo:

  • Directo, en cuanto que el hecho imponible (HI) está constituido por los incrementos de patrimonio obtenidos por las personas físicas, en el momento en que se verifica su adquisición por cualquier título gratuito.
  • Personal, puesto que la persona física es un elemento imprescindible para la configuración del HI.
  • Subjetivo, por cuanto en la determinación de la base imponible (BI) y la cuota tributaría se tienen en cuenta las circunstancias personales de los sujetos pasivos (parentesco, patrimonio preexistente, minusvalías, etc.)
  • Progresivo, pues la cuota tributaria se determina mediante una tarifa con una marcada progresividad.
  • Complementario del IRPF, ya que sujeta a gravamen incrementos patrimoniales que no tributan en el IRPF.
  • De especialización jurídica dado que, sin duda alguna, el HI del ISD es netamente jurídico y las normas civiles son las que determinan la capacidad económica que queda sujeta a gravamen.
  • Es un impuesto que diferencia entre transmisiones “inter vivos” (donaciones) y “mortis causa” (sucesiones).
firma2

B) Ámbito territorial

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones se exigirá en todo el territorio español, sin perjuicio de lo dispuesto en los Regímenes Tributarios Forales de Concierto y Convenio Económico vigentes en los Territorios Históricos del País Vasco y la Comunidad Foral de Navarra, respectivamente, y de lo dispuesto en los Tratados o Convenios internacionales que hayan pasado a formar parte del ordenamiento interno.

Es importante tener en cuenta que, el Impuesto de Sucesiones, es un impuesto directo, cedido por el Estado a las Comunidades Autónomas, lo que supone, por un lado, que lo que se recaude irá destinado a cada Comunidad Autónoma según corresponda ,y por otra lado supone la cesión de determinadas competencias normativas, lo que en la práctica se traduce en que cada Comunidad Autónoma puede regular sus propias tarifas de la Base Imponible, exenciones y deducciones, determinando lo que finalmente hay que pagar.

Esto supone que la liquidación y pago del Impuesto de Sucesiones varíen en función de la Comunidad Autónoma de que se trate.

La cesión del Impuesto a las Comunidades Autónomas se regirá por lo dispuesto en las normas reguladoras de la Cesión de Tributos del Estado a las Comunidades Autónomas y tendrá el alcance y condiciones que para cada una de ellas establezca su específica Ley de Cesión.

El principio de calificación y la afectación de los bienes transmisibles

A) El principio de calificación y la concurrencia de condiciones 

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) será exigido conforme a la verdadera naturaleza del acto o contrato que origine la adquisición, con independencia de la forma elegida o la denominación utilizada por las partes interesadas y prescindiendo de los defectos intrínsecos o de forma que puedan afectar a su validez y eficacia.

B) La afección de los bienes transmitidos 

El RISD previene que los bienes y derechos transmitidos quedarán afectos a la responsabilidad del pago del ISD que grave su adquisición, cualquiera que sea su poseedor, salvo que éste resulte ser un tercero protegido por la fe pública registral si los bienes y derechos son inscribibles o, si se trata de bienes muebles no inscribibles, se justifique la adquisición de los mismos con buena fe y justo título en establecimientos abiertos al público.

Por otra parte, cuando la efectividad de un beneficio fiscal dependa del ulterior cumplimiento por el contribuyente de cualquier requisito e, igualmente, en los casos en los que la desmembración del dominio deba dar lugar a una liquidación posterior por su consolidación, (un ejemplo se da en el caso de usufructo por el que se desmembra o separa la nuda propiedad y el uso o disfrute) la oficina gestora hará constar esta circunstancia en el documento antes de su devolución al presentador y los Registradores de la Propiedad y Mercantiles harán constar, por nota marginal, la afección de los bienes transmitidos al pago de las liquidaciones que procedan para el caso de incumplimiento del requisito al que se subordina el beneficio fiscal o para el caso de efectiva consolidación del dominio.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Alternativas al concurso de acreedores

Negociación con los acreedores Una de las primeras y más habituales opciones antes de recurrir al concurso de acreedores es la negociación directa con los

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.