Gastos deducibles para el propietario de viviendas alquiladas

Toda persona física que posea un inmueble destinado al alquiler está obligado a declarar los ingresos generados por la vivienda en su declaración anual de la Renta.

No obstante, existe la posibilidad de deducir una serie de gastos asociados al alquiler de manera totalmente legal, de acuerdo con las pautas establecidas por la Agencia Tributaria, lo que puede suponer un alivio fiscal significativo.

A continuación, se detallan los principales aspectos a tener en cuenta, divididos por categorías.

Gastos de Mantenimiento y Reparación

Los costes asociados con el mantenimiento y la reparación de la propiedad son deducibles. Esto incluye la pintura, la fontanería, la electricidad y otras reparaciones necesarias para mantener el inmueble en condiciones habitables. Es crucial mantener un registro detallado de estos gastos, ya que serán fundamentales al presentar la declaración de la renta. La deducción máxima está vinculada a la renta percibida, y el propietario puede trasladar el excedente de los gastos en los cuatro años posteriores a la emisión de la factura.

Intereses de Préstamos Hipotecarios

Los intereses generados por préstamos hipotecarios utilizados para la adquisición, construcción, reparación o mejora de la propiedad también son deducibles. Este aspecto puede representar un importante beneficio fiscal para los propietarios, especialmente durante los primeros años de la hipoteca, cuando los intereses son más altos.

Gastos Comunitarios y Tasas Municipales

Los gastos asociados a la comunidad de propietarios, así como las tasas municipales, pueden ser deducibles. Esto abarca desde la cuota de la comunidad hasta las tasas locales, siempre y cuando estén directamente relacionadas con la propiedad alquilada.

Gastos de suministros

Aunque el pago de gas, luz, agua y otros suministros corresponde a los inquilinos, el propietario puede deducirse estos gastos solo si es él quien efectúa el pago y le corresponde el 100% de la factura.

Electrodomésticos y enseres

Se pueden deducir los gastos asociados a electrodomésticos o enseres incluidos en la vivienda alquilada, siempre que estén sujetos a una amortización del 10% anual durante un máximo de 20 años, debidamente justificada en términos de uso y duración.

Amortización de la Propiedad

La amortización de la propiedad es un concepto clave para el propietario. Este proceso permite deducir una parte del valor del inmueble cada año como compensación por su desgaste. Es necesario calcular esta amortización de manera precisa, siguiendo las pautas establecidas por la ley.

Si desea obtener información adicional sobre estos beneficios fiscales o ampliar detalles específicos, le invitamos a conocer nuestro servicio Renta365 la forma más sencilla de optimizar tu declaración de la renta.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.