Consejos para empresas en crisis: evitar el concurso de acreedores

Durante períodos de crisis económica, numerosas empresas experimentan dificultades financieras que pueden llevarlas a la bancarrota. El concurso de acreedores es una alternativa legal que ayuda a estas empresas a reorganizarse y a saldar sus deudas de manera adecuada, sin embargo, es preferible evitar llegar a este punto crítico. En esta publicación, te brindaremos algunas recomendaciones para prevenir el procedimiento de insolvencia y mantener tu empresa en una situación financiera saludable. 

Análisis financiero de la empresa

 Para evitar la bancarrota, el primer paso sería tener un conocimiento detallado de la situación financiera real de la empresa. Para lograr esto, es fundamental hacer un minucioso análisis financiero que contemple el examen cuidadoso de los estados financieros, la evaluación de la estructura de gastos y costos, la revisión de los ingresos y la identificación de las fortalezas y debilidades de la organización. Con esta evaluación en mano, será posìble tomar decisiones más informadas y ejecutar estrategias que lleven a la mejora de la situación financiera de la empresa. 

Control de costos y gastos

 Una vez que se tiene una comprensión clara de la situación financiera de la compañía, es crucial tomar medidas para administrar los costos y gastos. Esto implica la posible reducción de gastos constantes, eliminación de gastos superfluos y la renegociación de acuerdos con proveedores y clientes. Retener un presupuesto práctico y ajustar los gastos de manera continua es importante para prevenir imprevistos desafortunados. 

Diversificación de ingresos

Contar únicamente con un cliente o producto puede significar un riesgo significativo para la empresa. Es esencial ampliar las fuentes de ingresos para no depender de un único medio de venta o sector económico. Explora diversas opciones empresariales, amplía tus horizontes y crea nuevas alternativas que puedan resultar atractivas para tus consumidores.

Renegociación de deudas

Si tu compañía está experimentando dificultades financieras y no puede cumplir con todas sus obligaciones a corto plazo, es crucial que entables comunicación con tus acreedores y busques renegociar los términos y condiciones de pago. Con frecuencia, tus acreedores estarán dispuestos a llegar a un acuerdo para prevenir la quiebra de tu compañía y recuperar parte de su inversión.

Implementación de medidas de ahorro

Para evitar la quiebra, se puede aplicar diferentes medidas de austeridad en la empresa como reducir los sueldos de los trabajadores, suprimir los incentivos o beneficios, cancelar los proyectos menos importantes, disminuir los gastos en publicidad y otros gastos no vitales. Dichas medidas son temporales y se pueden eliminar una vez que la compañía consiga una estabilidad económica.

Planificación financiera a largo plazo

Con el fin de prevenir la bancarrota, resulta fundamental considerar de manera holística la coyuntura financiera de la compañía. Es imperativo planificar los egresos e ingresos a largo plazo, así como contener un plan de contingencia en el evento de adversidades que no se hayan previsto. Todo esto conlleva delinear objetivos dinerarios transparentes y vigilar sistemáticamente el rendimiento empresarial.

Fortalecimiento de la relación con los clientes

Los clientes son la fuerza impulsora de toda empresa, por lo que es crucial mejorar la conexión con ellos para garantizar su apego y compromiso. Esto implica proporcionar bienes o servicios sobresalientes, mantener una comunicación directa y honesta y establecer sistemas de premiación en busca de fidelización.

Reducción de riesgos y diversificación de proveedores

Si la compañía depende de un único proveedor, existe la posibilidad de que se encuentre en una situación difícil si el proveedor no cumple con sus obligaciones. Para prevenir esta eventualidad, es vital contar con una diversidad de proveedores y establecer un plan de contingencia en caso de que alguno de ellos falle. Además, resulta importante minimizar los riesgos de la empresa, por ejemplo, contratando seguros que cubran posibles pérdidas o contratiempos.

Vigilancia y control de la tesorería

Es fundamental la gestión efectiva de la tesorería para prevenir la bancarrota. Es esencial supervisar el efectivo disponible, examinar las facturas por pagar y establecer directrices precisas para la administración del flujo de efectivo. Asimismo, es imperativo mantener un monitoreo riguroso de los pasivos y de los pagos pendientes.

Adopción de medidas de reestructuración

En caso de que la compañía se encuentre en una coyuntura desfavorable, probablemente se requiera tomar medidas de reorganización empresarial para evitar la bancarrota. Estas medidas comprenden la alienación de propiedades prescindibles, la readaptación de la estructura de la empresa o incluso la supresión de ramas poco rentables. Es esencial contar con un grupo de especialistas capacitados que puedan dirigir de manera efectiva la reestructuración, evitando errores onerosos.

Es crucial para cualquier compañía en crisis económica evitar la declaración de quiebra. Esta meta se logra mediante la realización de un minucioso análisis financiero, el control de los costos y gastos, la diversificación de los ingresos y el fortalecimiento de las relaciones con los clientes. Asimismo, se deben renegociar las deudas pendientes, implementar medidas de ahorro y planificar la situación financiera a largo plazo. Adoptando estas estrategias, tu negocio podrá evitar la bancarrota y mantenerse viable a largo plazo. No descuides tu empresa y garantiza su supervivencia a largo plazo.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.