Conoce las Agrupaciones de Interés Económico (AIE) y como podría ayudar a tu proyecto

Una agrupación de interés económico (AIE) es una sociedad mercantil que busca mejorar los resultados de la actividad que desarrollen sus socios. En concreto, la agrupación de interés económico se limita a una única actividad económica auxiliar a aquella que realicen sus socios.

La opción de constituir una Agrupación de Interés Económico (AIE) es muy interesante para inversores y productores.

  • Promotor consigue financiación.
  • Beneficios fiscales tanto en las deducciones del cine y espectáculo como en las empresas de investigación por I+D+i y las bases imponibles negativas.
  • Deducción del 25% por inversión en activos fijos.

Las AIE en las producciones cinematográficas

En las producciones filmadas en Canarias, es común que productores, coproductores financieros e inversores se asocien en Agrupaciones de Interés Económico (AIE) para llevar a cabo estos proyectos.

Las AIE, a pesar de considerarse sujetos pasivos en el Impuesto sobre Sociedades, no pagan dicho impuesto. En cambio, sus socios deben reflejar en sus propios impuestos la parte proporcional de las bases imponibles, deducciones, bonificaciones y retenciones de la AIE.

Esto implica que los créditos fiscales generados por la AIE debido a la producción cinematográfica, tanto en Canarias como fuera de ella, se asignarán a los inversores según el porcentaje que posean en la AIE. Cada inversor debe imputar el 50% de esta deducción en su Impuesto sobre Sociedades. Esto significa que, independientemente del éxito comercial de la obra, la operación resulta rentable fiscalmente para el inversor.

La deducción se empleará en el período fiscal en el que la producción de la película llegue a su fin. Los inversores tendrán la oportunidad de unirse a la AIE y, por ende, aprovechar la deducción, durante todo el proceso que abarque la preproducción, producción o postproducción de la película, desde la creación de la AIE hasta el 31 de diciembre del año fiscal en el que esta reciba la calificación por parte del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA).

Otra ventaja es la flexibilidad temporal que permite al inversor retirarse de la AIE una vez que haya obtenido beneficios y desvincularse por completo de la posterior explotación de la película, sin mantener ningún derecho de propiedad intelectual sobre la misma.

En resumen, la Deducción por Obras Cinematográficas, a través de AIE, se está convirtiendo en un instrumento de inversión atractivo para aquellos contribuyentes que deseen participar en este tipo de producciones.

conoce agrupaciones interes economico aie 2

Las AIE y el I+D+i

Una tendencia de inversión que se ha expandido a otros ámbitos profesionales es la investigación en I+D+i, donde las deducciones por inversión, de acuerdo con lo establecido en la Ley del Impuesto sobre Sociedades, pueden llegar hasta el 42% para los gastos en I+D y un 12% para otras iniciativas vinculadas a la investigación en innovación.

Los inversores (tanto personas físicas como jurídicas residentes en España) que hayan aportado capital a la AIE, la cual tributa de manera transparente, recibirán al final del ejercicio la asignación de las Bases Imponibles Negativas generadas por los gastos del proyecto y las deducciones fiscales correspondientes por I+D+i que esta haya generado.

Como resultado, estas empresas inversoras, que suelen tener bases imponibles positivas significativas cada año, pueden disminuir su carga fiscal con estas inversiones, ya que reducen sus bases positivas con la imputación de bases negativas y la cuota resultante con la imputación de las deducciones correspondientes. Las Agrupaciones de Interés Económico posibilitan la transferencia de los beneficios fiscales a terceras partes que originalmente no estaban vinculadas al proyecto de I+D. Estos incentivos fiscales, junto con las bases imponibles negativas (BINs) generadas por la propia AIE, se transfieren al cierre del ejercicio fiscal en proporción a la participación en el capital social de la AIE.

Los inversores financian la AIE y poseen el 100% del capital de la misma. Se les atribuyen completamente todas las deducciones y BINs generadas por el proyecto. Este modelo opera como un acuerdo de co-desarrollo donde los inversores financian aproximadamente el 30-35% del proyecto de I+D. A cambio, retienen todas las deducciones y BINs generadas por el proyecto, pero no adquieren derechos sobre la futura explotación del activo.

Por lo tanto, el mecanismo a través de las AIE implica la transferencia a los socios inversores de las bases imponibles negativas y deducciones por I+D.

Además, cuentan con Certificaciones ENAC e Informes Motivados Vinculantes del Ministerio de Economía que brindan la seguridad jurídica y tributaria necesaria.

En términos generales, se puede obtener una rentabilidad financiera bruta del 35%, considerando que dicha rentabilidad se considera rendimiento financiero y tributa en el domicilio del inversor. La rentabilidad neta de impuestos para una sociedad, en este caso, estaría en torno al 26%, muy por encima de cualquier rentabilidad asociada a otros productos o inversiones más convencionales.

Para cualquier duda o consulta puedes contactar con Fimax Asesores.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.