Cinco mitos de la empresa familiar

Una empresa familiar se define como aquella en la cual tanto el patrimonio como la gestión están controlados por miembros de una o más familias. Su objetivo estratégico principal es asegurar la continuidad del negocio, con la intención de que pase a manos de la siguiente generación familiar. Bajo el concepto “Empresa familiar” operan muchas de las empresas de nuestro país.

En Fimax Asesores somos conocedores de la empresa familiar y de todas aquellas operaciones de reorganización de patrimonio, ahorro fiscal y fusiones en torno a las mismas.

En este artículo vamos a hablar de cinco mitos de la empresa familiar.

Mito 1: Las empresas familiares son pequeñas y poco exitosas

Uno de los mitos más extendidos sobre las empresas familiares es que tienden a ser pequeñas y poco exitosas en comparación con otras empresas. Sin embargo, la realidad es que muchas de las empresas familiares son en realidad líderes en sus sectores y han logrado un éxito significativo a lo largo del tiempo.

En muchas ocasiones, las empresas familiares surgen a partir de pequeños emprendedores, que comienzan con negocios pequeños. Si bien, muchas de ellas también han logrado crecer, expandirse y mantenerse a lo largo del tiempo.

Además, con cada nueva generación, existe una nueva oportunidad de añadir conocimiento y nuevas ideas que permitan seguir creciendo. 

Finalmente, es importante destacar que el tamaño de una empresa no necesariamente determina su éxito. Muchas empresas familiares optan por mantenerse relativamente pequeñas para preservar su cultura empresarial y su enfoque en sus valores.

Mito 2: Las empresas familiares son menos profesionales

En torno a este mito, surgen otros mitos añadidos. La idea de no ser profesionales, de que no es necesario poner por escrito nada porque hay confianza o la idea de que cualquiera de la familia podría conseguir un trabajo en ella. A todo ello se le suma el mito de que las relaciones familiares pueden derivar en conflictos que desprofesionalizan la empresa en sí.  Si bien es cierto que las relaciones personales y los lazos familiares pueden influir en la dinámica de una empresa familiar, esto no significa que carezcan de profesionalismo. De hecho, muchas empresas familiares implementan estructuras de gobierno corporativo sólidas y contratan profesionales calificados para ocupar roles clave dentro de la organización.

Profesionalizar las empresas familiares es clave para conseguir un éxito a largo plazo. Esto implica procesos claros y transparentes y una clara separación entre los asuntos familiares y los asuntos empresariales.

De hecho, las empresas familiares también se someten a auditorías externas y adoptan estándares de calidad reconocidos internacionalmente para garantizar la eficiencia y la calidad en todos sus procesos.

Mito 3: El sucesor familiar siempre es la mejor opción

Anteriormente en el blog de Fimax Asesores hemos hablado de relevo generacional en la empresa familiar. Existe la creencia errónea de que el sucesor familiar es automáticamente la mejor opción para liderar la empresa familiar en la próxima generación, pero, como vimos en este artículo, no siempre existe dicho relevo generacional, bien por falta del mismo o por falta de interés. No siempre las siguientes generaciones tienen el mismo liderazgo o el mismo compromiso para continuar con las tareas. De hecho, las empresas familiares reconocen la importancia de evaluar a los sucesores familiares junto con candidatos externos para asegurar que el liderazgo recaiga en la persona más preparada para guiar la empresa hacia nuevos éxitos.

Las empresas familiares tienden a involucrar a los más jóvenes para evitar ese desinterés y asegurar la continuidad en el negocio familiar.  En el caso de que no exista ese relevo generacional o que se considere que no es adecuado, el empresario deberá buscar un sucesor fuera de su núcleo familiar. En ocasiones, el sucesor se encuentra entre los propios empleados y, en otras, se busca fuera de la organización, teniendo que comenzar a construir una relación de confianza y transmitir los valores, la visión y la misión de la empresa a una persona externa. 

Mito 4: Las empresas familiares no son innovadoras

En ocasiones se tiende a pensar qué empresa familiar es sinónimo de conservadurismo y falta de innovación. Nada más lejos de la realidad.

Las empresas familiares, como las que no lo son, pueden ser más o menos innovadoras. Pero, sin duda, son conocedoras de la necesidad de innovar para seguir creciendo.  Es importante comentar que la capacidad de innovación no está determinada por la estructura de propiedad de una empresa, sino por la mentalidad y la cultura empresarial. 

Este mito se centra en creer que están demasiado unidas a la tradición y que reniegan del cambio. Sin embargo, muchas empresas familiares son en realidad motores de innovación en sus respectivas industrias. El arraigo en valores sólidos, junto con los relevos generacionales mencionados anteriormente, convierten a las empresas familiares en ejemplos de búsqueda de soluciones innovadoras.

Mito 5: Las empresas familiares van bien siempre porque tienen experiencia

Sin duda, una de las características de las empresas familiares con largo recorrido en su experiencia. Se tiende a creer que la historia y la tradición de una empresa familiar son garantía suficiente de su buen desempeño en el mercado.  La experiencia es un grado y es clave para el buen funcionamiento, pero no es lo único necesario. 

La experiencia por sí sola no es suficiente para mantener la relevancia y la competitividad, sobre todo en un mundo cada vez más globalizado y digitalizado.

Al igual que con otro tipo de empresas no familiares, estas deben adaptarse a las nuevas tendencias y demandas del mercado. Así mismo, contar con una buena estrategia y un buen control financiero es clave para seguir creciendo. Si bien la experiencia puede proporcionar una base sólida para la toma de decisiones, también es fundamental mantenerse abiertos a nuevas ideas y perspectivas que puedan impulsar el crecimiento y la evolución de la empresa.

En resumen, los mitos y falsas creencias en torno a la empresa familiar pueden derivar en una comprensión equivocada de todo su potencial. Este tipo de empresas se enfrentan a retos únicos, donde los valores familiares son protagonistas en los distintos procesos. Sus propias características no les impiden innovar, confiar en personal externo y apostar por estrategias que les permita sacar el mayor partido a su patrimonio.


En Fimax Asesores somos conocedores en Empresa Familiar y en procesos de reestructuración, escisiones, reorganizaciones y elaboración de protocolos familiares. Contacta con nosotros sin compromiso.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.