En las islas Canarias desaparece por completo para todos aquellos compradores que se decanten por vehículos de cero o bajas emisiones, con el objetivo de renovar el parque móvil y ser más respetuosos con el medio ambiente.

Si eres residente en Canarias conocerás el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), es decir, una tasa similar al IVA que se aplica en la península y que afecta, entre otras cosas, a la compra de automóviles. A pesar de establecer unos tipos impositivos menores (siendo del 7% en lugar del 21%), esto puede suponer un añadido que detiene a ciertos compradores a la hora de adquirir un vehículo ecológico.

Los principales dirigentes del Gobierno canario son conscientes de ello y dado que uno de los objetivos que tienen en mente pasa por disponer de un parque móvil compuesto en su 50% por vehículos híbridos o eléctricos en 2030, han pensado que una de las mejores maneras de conseguirlo es reducir el IGIC al 0% en la compra de este tipo de modelos, incluyendo productos de cuatro y dos ruedas, como las bicicletas.

No obstante, la Proposición de Ley aprobada por el Parlamento de Canarias y puesta en vigor el 18 de mayo de 2019, respecto al IGIC también afecta a todos los vehículos impulsados por gas licuado que estén destinados al transporte público o profesional, además de las empresas de alquiler que adquieran modelos eléctricos. Respecto a estas últimas, se pretende que una vez decidan comercializar dichos vehículos puedan tributar al tipo 0% en el caso de los eléctricos y al 6,5% en los híbridos.