El IRPF en el Régimen Especial de Impatriados

El Régimen Especial de Impatriados en España es una herramienta fiscal diseñada para atraer a profesionales cualificados, emprendedores y sus familias al país. Con la implementación de la Ley de Startups, este régimen ha sido ampliado y modificado para incluir a un mayor número de trabajadores y emprendedores, incluyendo los denominados «nómadas digitales».

No residente (Régimen Especial del art. 93 LIRPF)

Se reduce a cinco años del período previo de no residencia en España y amplía la posibilidad de opción por el régimen especial a nuevos colectivos de personas, teletrabajadores, emprendedores y profesionales, así como a las personas de su núcleo familiar, bajo ciertas condiciones. En consecuencia, en la nueva regulación del régimen especial van a poder existir dos figuras, un contribuyente principal y otros contribuyentes asociados a él, procedentes de su núcleo familiar, vinculados al principal en cuanto a los períodos de aplicación del régimen)

Las personas físicas que adquieran su residencia fiscal en España como consecuencia de su desplazamiento a territorio español, podrán optar por tributar por el Impuesto sobre la Renta de no Residentes, manteniendo la condición de contribuyentes por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), durante el período impositivo en que se efectúe el cambio de residencia y durante los cinco períodos impositivos siguientes, cuando se cumplan las siguientes condiciones:

Desde 1 de enero de 2023 (la nueva regulación del régimen se aplica a los contribuyentes que adquieran su residencia fiscal en España desde el año 2023 e incluye a los contribuyentes que adquieran su residencia fiscal en España en el año 2023 como consecuencia de un desplazamiento realizado a territorio español en el segundo semestre de 2022):

  1. Que no hayan sido residentes en España durante los cinco períodos impositivos anteriores a aquél en el que se produzca su desplazamiento a territorio español.
  2. Que el desplazamiento a territorio español se produzca, ya sea en el primer año de aplicación del régimen o en el año anterior, como consecuencia de alguna de las siguientes circunstancias:
    1. Como consecuencia de un contrato de trabajo, con excepción de la relación laboral especial de los deportistas profesionales.
    2. Como consecuencia de la adquisición de la condición de administrador de una entidad.
    3. Como consecuencia de la realización en España de una actividad económica calificada como actividad emprendedora.
    4. Como consecuencia de la realización en España de una actividad económica por parte de un profesional altamente cualificado que preste servicios a empresas emergentes, o que lleve a cabo actividades de formación, investigación, desarrollo e innovación, percibiendo por ello una remuneración que represente en conjunto más del 40 % de la totalidad de los rendimientos empresariales, profesionales y del trabajo personal.
  3. Que no obtenga rentas que se calificarían como obtenidas mediante un establecimiento permanente situado en territorio español.

También podrán optar por tributar por el Impuesto sobre la Renta de no Residentes, manteniendo la condición de contribuyentes por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el cónyuge del contribuyente a que se refiere el apartado anterior y sus hijos, menores de veinticinco años o cualquiera que sea su edad en caso de discapacidad, o en el supuesto de inexistencia de vínculo matrimonial, el progenitor de estos, siempre que se cumplan las siguientes condiciones:

  1. Que se desplacen a territorio español con el contribuyente a que se refiere el apartado anterior o en un momento posterior, siempre que no hubiera finalizado el primer período impositivo en el que a este le resulte de aplicación el régimen especial.
  2. Que adquieran su residencia fiscal en España.
  3. Que no hayan sido residentes en España durante los cinco períodos impositivos anteriores ni obtenga rentas que se calificarían como obtenidas mediante un establecimiento permanente situado en territorio español.
  4. Que la suma de las bases liquidables de los contribuyentes en cada uno de los períodos impositivos en los que les resulte de aplicación este régimen especial, sea inferior a la base liquidable del contribuyente principal.

El régimen especial resultará de aplicación durante los sucesivos períodos impositivos en los que se mantenga el cumplimiento de las condiciones anteriores.

* NOTA: Los contribuyentes que se acojan a esta opción no tienen la consideración de residentes a efectos de la aplicación de un Convenio de Doble Imposición al estar sujetos a imposición exclusivamente por las rentas que obtienen de fuentes situadas en España.

La opción, renuncia o exclusión al régimen especial se realiza mediante el modelo 149.

Los contribuyentes que opten por el Régimen especial deben presentar una declaración especial del IRPF en el modelo 151, adaptado al contenido del régimen..

Retenciones e ingresos a cuenta

Las retenciones e ingresos a cuenta en concepto de pagos a cuenta del IRPF se practicarán de acuerdo con la normativa del Impuesto de la Renta de no Residentes. No obstante, el porcentaje de retención o ingreso a cuenta sobre rendimientos del trabajo será el 24%. 

Cuando las retribuciones satisfechas por un mismo pagador de rendimientos del trabajo durante el año natural excedan de 600.000 euros, el porcentaje de retención aplicable al exceso será el siguiente:

Porcentaje de retención aplicable al exceso de 600.000 euros

Año de devengo20152016 a 20202021 y siguientes
Porcentaje de retención47%45%47%

No residentes (IRNR)

El IRNR es un tributo de carácter directo que grava la renta obtenida en territorio español por las personas físicas y entidades no residentes en este, las rentas sujetas al meritado impuesto son:

  • Rendimientos derivados de actividades económicas.
  • Rendimientos de trabajo.
  • Pensiones y demás prestaciones similares.
  • Retribuciones de los administradores y miembros de los Consejos de Administración, de las Juntas que hagan sus veces o de órganos representativos.
  • Rendimientos de capital mobiliario.
  • Rendimientos de capital inmobiliario.
  • Rentas imputadas a contribuyentes personas físicas titulares de bienes inmuebles urbanos no afectos a actividades económicas.
  • Ganancias patrimoniales.

* Supuesto de excepción aplicable a cualquier tipo de renta: No se consideran obtenidos en territorio español los rendimientos satisfechos a personas o entidades no residentes por establecimientos permanentes situados en el extranjero, con cargo a los mismos, cuando las prestaciones correspondientes estén directamente vinculadas con la actividad del establecimiento permanente en el extranjero.

Son contribuyentes por este impuesto:

  • Las personas físicas y entidades no residentes en territorio español que obtengan rentas en el mismo salvo que sean contribuyentes por el IRPF.
  • Las personas físicas con nacionalidad extranjera que sean residentes en España por su cargo o empleo, como miembros de misiones diplomáticas, oficinas consulares, funcionarios en activo que ejerzan aquí cargo o empleo oficial, siempre a título de reciprocidad.
  • Las entidades en régimen de atribución de rentas constituidas en el extranjero y con presencia en territorio español.

El régimen de impatriados tras las modificaciones de la Ley de Startups

Las principales novedades del régimen de impatriados introducidas por la llamada “Ley de Startups” se refieren al ámbito subjetivo de aplicación puesto que:

  • Se reduce el número de periodos impositivos en los que se ha tenido que ser no residente en España (de diez periodos impositivos a cinco).
  • Se incluyen nuevos trabajadores y profesionales que pueden aplicar este régimen.

En particular, además de aplicarse a los trabajadores que se desplacen a España por un contrato laboral (o por una carta de desplazamiento) también serán susceptibles de beneficiarse del régimen:

  • Los llamados “nómadas digitales”, entendidos como aquellos cuya actividad laboral se presta a distancia, mediante el uso exclusivo de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación (este requisito se entiende cumplido en el caso de trabajadores por cuenta ajena que cuenten con el visado para teletrabajo de carácter internacional).
  • Aquellos desplazados a consecuencia de realizar una actividad calificada como emprendedora (aquella considerada como innovadora o que tenga especial interés económico para España y cuente con un informe favorable emitido por ENISA)
  • Aquellos desplazados como consecuencia de la realización en España de una actividad económica por parte de un profesional altamente cualificado que preste servicios a empresas emergentes siempre que la remuneración que obtenga represente más del 40% de la totalidad de los rendimientos de la actividad económica y del trabajo.
  • Al cónyuge y los hijos menores de 25 años o discapacitados cuando: (a) se desplacen a territorio español con el contribuyente o en un momento posterior, siempre que no hubiera finalizado el primer período impositivo en el que a este le resulte de aplicación el régimen de impatriados; (b) adquieran la residencia fiscal en España; (c) no hayan sido residentes fiscales en España durante los 5 períodos impositivos anteriores a aquel en el que se produzca su desplazamiento a territorio español; (d) que no obtenga rentas que se calificarían como obtenidas mediante un establecimiento permanente situado en territorio español (salvo determinados rendimientos indicados debajo); y (e) que sus bases liquidables de éstos sea inferior a la del contribuyente en los periodos en los que les resulte de aplicación el régimen de impatriados.

Adicionalmente a lo anterior, para aquellos que se desplacen por adquirir la condición de administrador de una entidad española, se elimina (salvo en el caso de entidades patrimoniales) la limitación prevista anteriormente en cuanto a su porcentaje de participación en el capital ( anteriormente debía tener una participación inferior al 25%).

Este cambio resulta particularmente interesante por cuanto, tras la modificación, un socio único que sea nombrado administrador de su sociedad operativa y se traslade a España a causa de dicho nombramiento, podrá aplicar el régimen de impatriados.

Por otro lado, en consonancia con la ampliación del régimen a los emprendedores y a los trabajadores altamente cualificados que presten sus servicios a una startup, también se entenderán obtenidos en España los rendimientos de las actividades económicas cuando deriven de estas actividades.

En resumen, el régimen especial para impatriados en España ofrece una atractiva opción para profesionales, emprendedores y sus familias que se trasladan a España. Con la reciente Ley de Startups, se ha ampliado y flexibilizado, facilitando la atracción de talento y actividad económica al país. Para más detalles o asistencia personalizada, no dudes en ponerte en contacto con Fimax Asesores.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.