RENTA 2022: rendimientos capital inmobiliario

¿Qué rendimientos deben declararse del capital inmobiliario?

 Los ingresos que se originan por la propiedad de bienes inmuebles, ya sean rústicos o urbanos, o por los derechos legales aplicables a ellos, que no estén vinculados a actividades económicas. Esta categoría incluye los ingresos generados por el arrendamiento de inmuebles rurales o urbanos, los obtenidos por la cesión o establecimiento de derechos reales sobre los mismos, o por la cesión de su uso y disfrute.

¿Quiénes tienen que declarar los rendimientos del capital inmobiliario y las imputaciones de rentas inmobiliarias y en qué período impositivo?

Los beneficios deben atribuirse a los propietarios de los activos patrimoniales de los que se origina. Si hay una separación del dominio, el beneficio se asigna al usufructuario.

En este sentido, la legislación fiscal no coincide totalmente con la civil, en vista de que esta última dispone que, cuando se celebre un matrimonio bajo el régimen de comunidad de bienes gananciales, los beneficios de los bienes propios quedan incluidos en la comunidad de bienes gananciales, mientras que la normativa tributaria indica que dichos beneficios deben ser atribuidos al cónyuge dueño. No obstante, si la propiedad está en manos de la sociedad de bienes gananciales, entonces los beneficios se asignarán equitativamente entre ambos cónyuges.

 Con respecto a la temporalidad de la imputación, tanto los ingresos del capital en general como los de la propiedad inmobiliaria, deben asignarse al período fiscal en el que se hagan exigibles por el receptor.

¿Hay que tributar por los inmuebles cuando no han estado alquilados durante todo el año?

 A menos que los bienes raíces sean utilizados como vivienda principal por el contribuyente, estén vinculados a una actividad económica, sean alquilados, estén en proceso de construcción o no sean adecuados para su uso de acuerdo con la normativa urbanística, los titulares de los bienes raíces –propietarios o usufructuarios– estarán obligados a imputar el 2% del valor catastral del bien, o el 1,1% cuando el valor catastral del inmueble haya sido revisado o modificado durante los 10 períodos fiscales anteriores, durante el tiempo correspondiente si el uso ha sido mixto. A partir del año 2023, el porcentaje del 1,1% se aplicará siempre y cuando el valor catastral del inmueble haya sido revisado y esté en vigor a partir del 1 de enero de 2012.

¿Qué gastos hay que tener en cuenta para reducir los ingresos del arrendamiento?

 Todo lo necesario para obtener ingresos puede incluir gastos como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), servicios de administración, vigilancia o portería, honorarios legales para formalizar contratos de arrendamiento o para procedimientos de desahucio, pagos de primas de seguros, suministros de electricidad, calefacción, agua, entre otros, en caso de que sea el propietario quien los pague. También se pueden deducir los gastos de financiación, reparación y conservación de la propiedad en alquiler, aunque la suma de estos dos últimos gastos está limitada al monto de los ingresos. Además, los importes no pagados por el inquilino pueden ser deducidos si el inquilino está en bancarrota o si han pasado seis meses desde el primer intento fallido de cobro, siempre teniendo en cuenta que el ingreso del alquiler deba ser declarado.

¿Se pueden deducir los gastos cuando el inmueble no ha sido alquilado durante todo el año?

 Cuando se trata de estas situaciones, es importante considerar la clase de gastos. Los costos por suministros, impuesto de bienes inmuebles, cuotas de la comunidad de vecinos, amortización, entre otros, solo serán deducibles durante el periodo en que la propiedad haya estado arrendada.

 No obstante, los costos asumidos en momentos en que la propiedad no está alquilada pueden ser restados de impuestos siempre que sean indispensables para prepararla adecuadamente para su futura renta. Estos costos incluyen tareas como la pintura, reparaciones y mantenimiento.

¿Cómo se cuantifica el gasto deducible por amortización?

 El límite anual para la parte del valor relacionada con la construcción no puede ser superior al 3%. En otras palabras, el porcentaje máximo se aplicará ya sea al valor catastral de la construcción o al costo de adquisición, en caso de que sea mayor.

 En situaciones donde se obtienen bienes inmuebles por medio de donaciones o herencias, se considera como «costo de adquisición pagado» al valor registrado en el documento de donación o adquisición de la herencia, o al valor confirmado por la Administración que se relacione con la construcción.

¿Tiene alguna ventaja alquilar un piso para uso de vivienda habitual por el arrendatario?

 Sí, ya que el rendimiento neto, que se obtiene al restar los gastos deducibles de los ingresos, se reduce en un 60% si es positivo. Es necesario tener en cuenta que esta reducción solo se aplica a los rendimientos declarados voluntariamente por el contribuyente. Además, aquellos contribuyentes que no incluyan sus ingresos por alquiler en su declaración de impuestos no podrán aprovechar la reducción si son investigados por la administración.

 Adicionalmente, no es factible emplear la disminución en el caso de arrendamiento estacional, debido a que la gestión establece que deberá ser un contrato que cumpla con la Ley de Arrendamientos Urbanos. De esta manera, en principio, no es posible utilizar la disminución cuando el arrendatario es un ente jurídico, aunque sí es viable si el acuerdo estipula que será utilizado para alojar a sus trabajadores.

¿Qué ocurre si se cede el uso de un inmueble a familiares?

 Cuando el inquilino de una propiedad es el esposo o un familiar, incluso hasta el tercer grado por afinidad, el rendimiento del capital inmobiliario debe cumplir con las normas de imputación de rentas inmobiliarias, lo que significa que no puede ser menor al 2% o al 1,1% del valor catastral de la propiedad.

¿Cómo tributa la dación en pago de la vivienda habitual para la cancelación del préstamo hipotecario?

 La ganancia de patrimonio que pueda surgir al aceptar la cesión de una vivienda habitual como forma de pago para cancelar deudas garantizadas con hipoteca, contraídas con entidades de crédito o similares que ofrecen préstamos o créditos hipotecarios, no estará sujeta a impuestos.

También habrá una exención para las ganancias obtenidas por la venta de la vivienda habitual en casos de ejecuciones hipotecarias llevadas a cabo por un juez o un notario.

En cualquier situación, se requerirá que el dueño de la residencia no posea otros activos o derechos en una cantidad adecuada para saldar la totalidad del préstamo y evitar la venta de la vivienda.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Tipos de rendimiento del capital inmobiliario

Arrendamiento de inmueble Los rendimientos del arrendamiento de inmuebles tienen la consideración de rendimientos del capital inmobiliario, a excepción de que se realice el arrendamiento

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.