RENTA 2022: ganancias y pérdidas patrimoniales

¿Cuándo se considera que se ha producido una ganancia o pérdida patrimonial?

 Para que se produzca una ganancia o pérdida en el patrimonio, necesariamente deben darse simultáneamente las siguientes condiciones: una modificación en el valor del patrimonio, un cambio en su composición y que los ingresos obtenidos no estén sujetos a tributación por otro motivo.

 La modificación en la estructura del patrimonio puede originarse de la transferencia con remuneración de bienes y prestaciones, de la transferencia con compensación en especie, ya sea por legado o por obsequio, y por la inclusión de bienes o prestaciones en el patrimonio del contribuyente como, por ejemplo, con la obtención de recompensas o aportaciones económicas.

¿Cuándo se deben declarar las ganancias y pérdidas patrimoniales?

En términos generales, se asignarán al período fiscal en el que ocurra el cambio en el patrimonio. Si se trata de la venta de un bien inmueble, esto sucederá en el momento de su entrega. Esta entrega puede ocurrir a través de la entrega de las llaves o mediante la firma de una escritura pública.

A pesar de lo anterior, existe una regla específica para las operaciones a plazos que involucran un período de tiempo superior a un año entre la fecha de entrega del bien y el vencimiento del último pago. En estas situaciones, es posible asignar la ganancia de manera proporcional a medida que se van cobrando los pagos. Sin embargo, para hacerlo, es necesario elegir esta regla en la declaración del año en que se realiza la transacción, ya que la Administración no permite hacerlo después del período de declaración voluntario.

¿Quién debe imputarse la ganancia o pérdida patrimonial obtenida?

Las plusvalías y minusvalías de bienes patrimoniales se atribuyen a la persona que sea titular de dichos bienes y derechos patrimoniales, y serán declaradas por esa persona.

Si dos personas deciden casarse, las ganancias y pérdidas de los bienes y derechos que estén regulados por el régimen económico matrimonial se dividirán en partes iguales entre ambos cónyuges, salvo que exista una justificación razonable para atribuir una cuota de participación diferente a cada uno de ellos.

Si se ha vendido un bien o derecho, ¿cómo se calcula la ganancia o pérdida patrimonial?

 El cálculo se realiza restando el valor de adquisición del valor de transmisión efectivo, siempre y cuando éste último no sea menor que el valor del mercado, en cuyo caso se aplicará este último. Además, se reducirán todos los gastos y tributos inherentes a la transacción que hayan sido pagados por el vendedor, como los costos notariales, el impuesto sobre el aumento del valor del suelo urbano o el costo de la inmobiliaria intermediaria, entre otros.

 La cantidad de dinero gastada para adquirir algo consistirá en la suma del costo real de la adquisición más el costo de cualquier mejora o inversión realizada, junto con cualquier impuesto asociado a la adquisición, excepto por los intereses pagados por el comprador. Si la comunidad autónoma realizó una verificación del valor para efectos del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, se debe comenzar con dicho valor verificado.

 Se descontará este valor del monto de las amortizaciones que sean fiscalmente deducibles, considerando siempre la cantidad mínima de amortización.

 Si la adquisición fue realizada con fines de lucro, se utilizarán las normas de adquisiciones a título oneroso para calcular el valor de adquisición, tomando como cantidad real de la adquisición la cantidad resultante de aplicar las reglas del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que no debe exceder el valor de mercado. Si la Administración autonómica lleva a cabo una comprobación de valor para fines tributarios, se partirá del valor que se determine en dicha comprobación.

 Se deben agregar los demás elementos previstos para calcular el valor de compra a este valor, tomando en cuenta, si corresponde, el monto de las amortizaciones deducibles.

¿Cuál es el valor de adquisición de una vivienda auto promovida por el propietario, a efectos del cálculo de la ganancia o pérdida patrimonial?

 Para calcular la ganancia o pérdida patrimonial, se considera como valor de adquisición el monto realmente pagado durante la construcción de la vivienda. Para justificar el valor de adquisición se puede utilizar cualquier medio probatorio que se admita en la ley, como solicitar una certificación del arquitecto y aparejador que confirme el valor de las obras realizadas en ese período, una tasación elaborada por un experto que indique el costo de las obras en aquella época, certificados de construcción, certificaciones de obra, facturas de la empresa constructora, facturas relacionadas con la adquisición de materiales de construcción, alquiler de contenedores, maquinarias, licencias de obra, entre otros.

¿Se puede reducir el importe de la ganancia patrimonial obtenida en algún caso?

Es posible disminuir la ganancia obtenida mediante la utilización de los denominados coeficientes de reducción, cuando se transmita un bien o derecho adquirido antes de 1995, en la parte proporcional de la misma que se haya generado desde la adquisición del elemento hasta el 20 de enero de 2006. La disminución se efectuará utilizando un coeficiente por cada año de propiedad –desde la adquisición hasta el 31 de diciembre de 1994–, según el tipo de bien o derecho de que se trate.

Es relevante tener en cuenta que solo un contribuyente podrá aplicar esta reducción a bienes cuyo valor de transmisión, combinado, no supere la cantidad de 400.000 euros. Esto significa que, en caso de poseer varios bienes, será beneficioso optar por aplicar estos coeficientes a aquellos que generen o vayan a generar una mayor plusvalía en su transmisión, en proporción.

¿Cómo tributa el traspaso de fondos de inversión?

 En caso de que pertenezca a una institución de inversión colectiva que esté regulada por la Ley 35/2003 y haya vendido sus acciones en el año 2022, es posible que no tenga que declarar la ganancia o la pérdida patrimonial si utiliza los ingresos obtenidos por la venta o transmisión de acciones o participaciones en la institución de inversión colectiva para adquirir nuevas acciones o participaciones en la misma institución. En este caso, las nuevas acciones o participaciones mantendrán su valor y fecha de adquisición original.

 Si deseamos efectuar una pérdida oculta en acciones o participaciones de estas empresas para reducir los impuestos de otras ganancias, es conveniente evitar el proceso de reinversión establecido por la regulación.

¿En qué supuesto no tributa la ganancia obtenida por la venta de la vivienda habitual?

En el momento en que se invierta la totalidad del importe recibido en la compra de otra vivienda habitual, y en caso de que el importe reinvertido sea menor al recibido, la ganancia patrimonial estará exenta en la misma proporción que el importe reinvertido represente del total obtenido por la venta. Es necesario efectuar la reinversión en un plazo de dos años contados desde la fecha de transmisión de la vivienda anterior. También es posible aplicar la exención si las cantidades obtenidas se destinan a la compra de una nueva vivienda habitual adquirida en los dos años previos a la transmisión realizada.

En caso de que se haya transferido una residencia principal en el año 2022 y se tenga la intención de reinvertir el dinero obtenido dentro del plazo de dos años, será necesario elegir la exención de la ganancia de capital en la declaración correspondiente.

¿Cómo tributa la venta de criptomonedas y NFT?

 Cuando las criptomonedas, tokens o NFT se venden, se produce una ganancia o una pérdida patrimonial que debe ser incluida en la base imponible del ahorro, y su valor se determina por la diferencia entre los precios de venta y compra.

 Se puede considerar las tarifas de compra y venta cobradas por casas de cambio o exchanges, así como las tarifas por operar directamente en una red distribuida, al calcular los valores de transmisión y adquisición. Por lo tanto, la tarifa pagada al vender se cuenta como un valor de transmisión menor, mientras que la tarifa pagada al comprar se cuenta como un valor de adquisición mayor.

 Las criptomonedas, incluyendo a los bitcoins, son considerados como un tipo de bienes uniformes y, por lo tanto, es necesario utilizar el método FIFO para determinar cualquier alteración patrimonial. Esto implica que las primeras monedas adquiridas son las primeras que se venderán.

 De manera similar, el intercambio de una criptomoneda por otra resulta en un cambio financiero que debe ser incluido en la base de ahorro, y se calculará utilizando las reglas específicas para los intercambios.

 La comercialización de un token no fungible, también conocido como NFT, puede producir ganancias o pérdidas de capital que deben ser incluidas en la base de ahorro, a menos que sea llevada a cabo por un empresario como parte de su actividad, como por ejemplo un artista que genere ingresos económicos a través de la creación de este tipo de arte digital.

¿Se puede generar una ganancia patrimonial en caso de transmisión por vía sucesoria o por donación?

 La ganancia o pérdida patrimonial que se muestra al fallecido no está sujeta a impuestos. En cambio, el heredero o legatario es quien obtiene la ganancia, pero debe abonar impuestos en el Impuesto sobre Sucesiones y no en su Declaración de la Renta.

No obstante, al hacer una donación de un bien o derecho, el receptor estará sujeto al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, y el donante podría incurrir en una ganancia económica, si lo que donó fue algo distinto al dinero.

¿Cuál es la incidencia de las donaciones en esta declaración?

 Si una persona realiza una donación a una organización benéfica regulada por la Ley 49/2002, ya sea en efectivo o en bienes materiales, no tendrá que pagar impuestos sobre la ganancia o ingreso obtenido. Sin embargo, si la donación se hace a un partido político y se trata de una cuota de afiliación, se aplicará un porcentaje del 20%.

 También, en estas situaciones, es posible reducir la cantidad de impuestos a pagar en el IRPF en un 80% de los primeros 150 euros de la base de deducción y en un 35% del resto. Además, si se han realizado donaciones, contribuciones o aportes con derecho a deducción a una misma entidad en los dos períodos impositivos anteriores por un monto igual o mayor al del año anterior, se aplicará un porcentaje de deducción del 40% a la base de deducción en favor de esa misma entidad que supere los 150 euros.

 Sin embargo, para ciertas actividades consideradas como prioritarias en términos de mecenazgo, el porcentaje mencionado anteriormente puede aumentar en un máximo de 5 puntos porcentuales, siempre y cuando así lo establezca la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

 En el caso de donaciones a organizaciones reconocidas legalmente y que rindan cuentas al organismo de supervisión, así como a asociaciones de utilidad pública que no estén contempladas en la Ley 49/2002, el porcentaje aplicable es del 10%.

¿Qué sucede si se perciben intereses de demora de la Administración tributaria al efectuar una devolución de ingresos indebidos?

La polémica en torno a este tema es muy intensa debido a que se ha cambiado recientemente el criterio del máximo tribunal.

Inicialmente, en la sentencia emitida por el Tribunal Supremo el 3 de diciembre de 2020, se estableció que los intereses de mora que paga la Agencia Tributaria al realizar una devolución de ingresos indebidos, aun cuando su naturaleza es indemnizatoria, no tienen que ser declarados en el IRPF. Esta exención se produce debido a que, al ser indemnizatorios, persiguen compensar o reparar el daño causado por el pago de una cantidad que el contribuyente nunca debió haber desembolsado.

Posteriormente, el Tribunal Supremo cambió su posición de manera significativa en su fallo del 12 de enero de 2023. La Corte Suprema ha establecido una nueva doctrina al establecer que los intereses de mora pagados por la AEAT al realizar una devolución de ingresos indebidos están sujetos y no exentos del IRPF, constituyendo una ganancia patrimonial que tributa en la base general. Estos intereses afectan el valor del patrimonio del receptor y la normativa del Impuesto no los exime de ser gravados.

En su consulta V1195-22, la Dirección General de Tributos adoptó el mismo punto de vista que el Tribunal Supremo del 3 de diciembre de 2020, estableciendo que los intereses de demora no tienen que ser declarados en la declaración de impuestos sobre la renta. Además, el enfoque del Centro Directivo previo a la sentencia del 3 de diciembre de 2020 no era compartido por la sentencia del 12 de enero de 2023, ya que se consideraba que los intereses de demora tenían que ser gravados, pero sólo en caso de que remuneraran un plazo superior a 2 años, debiendo entonces incluirse en la base del ahorro.

De acuerdo con el criterio actualmente vigente del Tribunal Supremo, es necesario declarar los intereses como una ganancia patrimonial y agregarlo a la base general en el impuesto sobre la renta.

¿Le han satisfecho costas judiciales como consecuencia de un juicio que ha ganado?

Es importante tener en cuenta que el dinero recibido por concepto de costas judiciales está sujeto a impuestos como ganancia patrimonial. Esta ganancia se calcula restando los gastos en los que se incurrió durante el proceso legal del dinero obtenido. Sin embargo, nunca puede considerarse una pérdida patrimonial, ya que la cantidad de gastos que se pueden deducir está limitada al monto de las costas.

Si tiene un derecho de crédito ya vencido y no cobrado con pocas expectativas de recuperarlo, ¿lo puede utilizar para rebajar su IRPF?

Se permite la imputación de una pérdida patrimonial en caso de que un acuerdo de refinanciación judicial homologable establezca una quita, siempre y cuando la entidad deudora esté en proceso de concurso y dicho convenio entre en vigor o, en su defecto, concluya el concurso sin satisfacerse el crédito.

De igual manera, será posible cargar la pérdida si se ha iniciado un proceso judicial, diferente al del concurso, con el objetivo de recuperar el crédito y ha pasado al menos un año desde que comenzó dicho proceso, hasta el 31 de diciembre de 2022. La pérdida se reflejará en la base imponible común.

¿Cómo tributan los premios obtenidos en sorteos o loterías?

Aunque están sujetos al impuesto especial sobre premios de ciertas loterías y apuestas, los siguientes premios no se deben incluir en la declaración del impuesto sobre la renta: premios obtenidos en juegos organizados por la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado o por entidades de comunidades autónomas, premios obtenidos en sorteos de la Cruz Roja Española, premios obtenidos en juegos autorizados por la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) y premios organizados por organismos públicos o entidades sin ánimo de lucro establecidos en otros estados miembros de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo que persigan objetivos similares a los de dichos organismos o entidades.

Los demás premios son clasificados como aumentos del patrimonio y se agregan a la base imponible general.

¿Tributan las ganancias por transmisión de elementos patrimoniales efectuadas por personas mayores?

Los mayores de 65 años no tienen que pagar impuestos por las ganancias obtenidas al vender elementos patrimoniales, siempre y cuando el dinero obtenido se use para comprar una renta vitalicia asegurada en su nombre por un máximo de 240.000 euros dentro de los próximos seis meses. Además, estos contribuyentes no tienen que pagar impuestos por la venta de su vivienda habitual. Sin embargo, si un matrimonio vende bienes gananciales y sólo uno de ellos ha cumplido los 65 años, sólo la mitad de la plusvalía estará exenta de impuestos.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Tipos de rendimiento del capital inmobiliario

Arrendamiento de inmueble Los rendimientos del arrendamiento de inmuebles tienen la consideración de rendimientos del capital inmobiliario, a excepción de que se realice el arrendamiento

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.