RENTA 2022: familia

¿Cómo tributan las cantidades pagadas a su expareja en concepto de pensión compensatoria y las anualidades por alimentos satisfechas a sus hijos?

 La pensión de compensación es aquella que tiene derecho el cónyuge que sufra un desequilibrio económico tras la separación o divorcio en comparación con la posición del otro cónyuge, lo que supone una empeoramiento en su situación financiera previa al matrimonio. Estas cantidades disminuyen la base imponible del pagador y se gravan como ingresos del trabajo para el receptor, aunque sin retención en origen, lo que puede generar una obligación de declaración de impuestos para éste último.

 Respecto a las cuotas anuales para el sustento de los hijos, el que las paga puede utilizar la escala de impuestos de manera separada para el monto de las cuotas por los alimentos y para el resto de la base liquidable general, a menos que tenga derecho a usar la deducción mínima por descendientes y ya la use. En cuanto a los hijos, no tienen que pagar impuestos en las cuotas por alimentos.

En ambas situaciones, es necesario que un juez establezca las medidas, aunque también se acepta que un secretario judicial o un notario firmen el acuerdo regulador, pero no si se realizó con la ayuda de un mediador.

¿Qué aspectos deben tenerse en cuenta a efectos de la compensación de rentas pendientes de ejercicios anteriores?

 Durante este año, es posible equilibrar el déficit de ganancias y pérdidas patrimoniales de la renta del ahorro -que proviene de transmisiones- del año 2018 y los siguientes, con el superávit de ganancias y pérdidas procedentes de transmisiones de este mismo año. Si el monto resultante es negativo, puede ser compensado con el superávit de los rendimientos que forman parte de la renta del ahorro, hasta un límite del 25% de ese mismo saldo.

 Se puede restar hasta el 25% del saldo negativo de las ganancias y pérdidas que no resulten de transmisiones del saldo positivo de los rendimientos que se incluyen en la base general. Si el resultado de la compensación de los rendimientos y las estimaciones de renta es negativo, éste se podrá compensar sin límite con el saldo positivo de las ganancias y pérdidas que no surjan de las transmisiones. Si después de la compensación se obtiene un saldo negativo en la base general, se puede compensar en los cuatro ejercicios siguientes. Si se tiene un saldo negativo de la base general de ejercicios anteriores que se puede compensar en 2022, hay que tener en cuenta que la compensación debe realizarse en la cantidad máxima permitida por la base positiva.

 Los resultados negativos de las ganancias y pérdidas en el patrimonio de los años 2018, 2019, 2020 y 2021, que no se originen en transmisiones, pueden ser compensados, en primer lugar, con las ganancias no derivadas de transmisiones del año 2022 y luego, con los rendimientos de la base general, pero solo hasta un límite del 25% de estos.

¿Cuándo puedo aplicar el mínimo por descendientes?

 Tienen el derecho de aplicar el beneficio de descuento fiscal los descendientes directos del contribuyente, incluyendo hijos, nietos, bisnietos, que estén unidos por vínculo de consanguinidad o adopción, pero no se incluyen familiares colaterales como sobrinos o afines como hijastros. Este beneficio también aplica a aquellos que tienen la guarda y custodia de los menores según una resolución judicial.

 El sucesor del contribuyente debe tener menos de 25 años en la fecha de 31 de diciembre o en el momento de fallecer el contribuyente, a menos que sea un descendiente discapacitado con un grado de minusvalía igual o superior al 33%. En tal caso, se puede aplicar el mínimo familiar por descendientes sin importar la edad del sucesor, siempre y cuando se cumplan otros requisitos, como convivir con el contribuyente o ser dependiente económicamente de él, no haber obtenido ingresos superiores a 8,000 euros anuales no exentos durante el año fiscal, y no haber presentado una declaración con ingresos superiores a 1,800 euros.

 Cuando se presente esta declaración, si un descendiente ha ganado ingresos, se le han practicado retenciones y no está obligado a declarar, es recomendable considerar si le conviene declarar y recibir la devolución correspondiente, lo que impedirá que su ascendiente aplique la deducción mínima, o no declarar para permitir que se aplique dicha deducción por parte del descendiente.

En el caso de separación matrimonial, ¿a quién corresponde aplicarse el mínimo por los hijos comunes?

 En principio, será atribuido al individuo que tenga a su cargo legalmente la crianza y cuidado de sus hijos en la fecha de pago del Impuesto, como éste es el que convive diariamente con ellos según lo establecido en el convenio regulador aprobado por un tribunal. Sin embargo, se considera que la dependencia económica equivale a la convivencia, lo que significa que el cónyuge que no vive con los hijos pero que está obligado a pagar la manutención según una orden judicial, puede elegir entre recibir el 50% del mínimo por descendiente para ayudar económicamente, o en su lugar, recibir un tratamiento especial para las anualidades de la manutención.

 Sin embargo, en caso de guardia y custodia compartida, el mínimo se dividirá entre ambos progenitores, sin importar con quién convivan el 31 de diciembre. Aquellas personas que el contribuyente tenga la obligación legal de proteger y cuidar según una orden judicial, serán consideradas como descendientes.

¿Se puede presentar declaración conjunta cuando uno de los cónyuges reside fuera de España?

Se establece una regulación de deducción para los matrimonios no residentes cuyo país de residencia sea un Estado de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo y que se vean perjudicados al no poder presentar una declaración conjunta. De esta manera, podrán restar la deducción de su cuota y pagar solamente lo que les correspondía pagar si hubieran podido presentar su declaración conjunta.

¿Forma parte de una familia numerosa o tiene personas discapacitadas a su cargo?

 Se establece una deducción de hasta 1.200 euros al año (2.400 euros en el caso de familias numerosas de categoría especial), para aquellos descendientes que se encuentren en situaciones como familia numerosa, padres separados legalmente o sin vínculo matrimonial con dos hijos a cargo sin derecho a percepción anual de alimentos y que tengan derecho al mínimo por descendientes completo. Este monto se aumentará en 600 euros por cada hijo adicional que forme parte de la familia numerosa y que exceda el número mínimo de hijos requerido para la clasificación como familia numerosa de categoría especial o general, según corresponda.

 De igual manera, se contempla la opción de que el contribuyente descuente 1.200 euros al año por su cónyuge no legalmente separado que tenga una discapacidad, siempre y cuando este último no reciba ingresos anuales, excluyendo las exentas, que superen los 8.000 euros y tampoco tenga derecho a deducciones por tener un descendiente o ascendiente con discapacidad.

 En todas estas situaciones, hay un proceso para obtener una reducción o ayuda anticipada. Si no se llevó a cabo este proceso, se puede obtener la deducción no cobrada presentando una declaración de la renta. Si se percibe una cantidad mayor a la debida, se puede corregir ingresando mediante el modelo 122. Tienen derecho a estas reducciones tanto aquellos contribuyentes que trabajen por cuenta propia o ajena y estén registrados en el correspondiente régimen de la Seguridad Social o Mutualidad, como aquellos que reciban prestaciones del sistema de protección por desempleo o pensiones de la Seguridad Social, Clases Pasivas o alternativas Mutualidades de Previsión Social.

 Así que, en consecuencia del ERTE, si recibes del SEPE la prestación de desempleo contributiva o el subsidio de desempleo, tendrás el derecho a estas prestaciones familiares durante el tiempo que te encuentres en esa situación.

Si está casado, ¿qué le conviene más, declaración conjunta o individual?

La conveniencia de presentar una declaración conjunta en lugar de una individual radica en poder obtener una reducción adicional de 3.400 euros en la base imponible, así como en tener la opción de compensar las rentas o saldos negativos de un miembro de la unidad familiar con las rentas positivas de los demás.

Debido a la naturaleza progresiva del Impuesto y a la necesidad de combinar las ganancias de todos los integrantes de la familia en una declaración conjunta, solo aquellos cónyuges que no ganen ingresos o tengan ingresos muy bajos, es decir, una base imponible general de menos de 3.400 euros, tendrán un interés real en esta opción. Esto se aplica en general a las parejas matrimoniales.

Es imprescindible tener en cuenta que la Administración considera que la modalidad de declaración es definitiva una vez se ha vencido el plazo de presentación.

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.