¿Qué es el cash flow y cómo optimizarlo?

El Cash Flow, conocido como flujo de caja o tesorería, es un indicador que nos da información clave sobre el estado financiero de nuestro negocio o empresa.

Es decir, juega un papel crucial para conocer la solidez financiera de cualquier empresa. Desde Fimax Asesores, como expertos en control financiero, os contamos más sobre el Cash Flow, los distintos tipos y, lo más importante, estrategias para optimizarlo.

¿Por qué es importante el Cash Flow?

El Cash Flow es de gran importancia a la hora de gestionar nuestra empresa. Como decíamos, es un indicador que nos permite medir la capacidad de la empresa para generar liquidez. Es decir, podemos conocer la viabilidad del negocio a corto y medio plazo. 

Este indicador nos ayudará a gestionar mejor, a tomar decisiones acordes a la sostenibilidad y viabilidad, a conocer nuestra liquidez financiera o nuestra capacidad de inversión. Además, nos ayuda a anticipar los períodos de dificultad y a planificar estrategias para superarlos. 

El Cash Flow es clave para conocer la salud financiera de nuestra empresa. Su importancia radica en su capacidad para ofrecer una visión clara de la situación financiera, apoyar decisiones empresariales, evaluar rentabilidades y facilitar la planificación y las inversiones.

Tipos de Cash Flow

El Cash Flow se divide en tres tipos fundamentales: operativo, inversión y financiación. 

El Cash Flow Operativo es la cantidad de dinero que la empresa genera fruto de su actividad económica. Por ejemplo, a través de la venta de productos o servicios. También es conocido como Cash Flow de explotación. Este tipo de flujo de caja es muy importante para la viabilidad y crecimiento de la empresa, ya que nos muestra el dinero que esta puede generar a través de su actividad principal.

Por otro lado, el Cash Flow de Inversión refleja la cantidad de dinero que la empresa ha utilizado para la adquisición y venta de activos como propiedades, equipos, acciones o inversiones a largo plazo.

El flujo de efectivo de inversión ofrece una perspectiva integral de las inversiones realizadas por una empresa y su capacidad para generar rendimientos a largo plazo. Además, es importante para empresas que operan en industrias intensivas en activos, como construcción, manufactura y energía.

Finalmente, hablamos del Cash Flow de Financiación. Este flujo se refiere al efectivo generado o utilizado en actividades de financiación para la empresa, como por ejemplo préstamos, pagos de dividendos o emisión de acciones.

El Cash Flow de financiación ofrece datos significativos para inversionistas que buscan evaluar la salud financiera de una empresa.

Métodos de Cálculo del Cash Flow

Una vez que hemos definido el Cash Flow y hemos definido los tres tipos principales, procedemos a estudiar cómo podemos calcularlo.

La fórmula más sencilla para calcularlo sería:

Cash flow = Beneficio neto + Amortizaciones + Provisiones.

A simple vista parece una fórmula sencilla, pero no nos olvidemos que va a determinar nuestra salud financiera y será la base para tomar decisiones financieras. Por tanto, debemos evitar errores y apostar por automatizar el proceso. Para ello es clave contar con un Controller Financiero que nos ayude en esta tarea, nos evite pérdidas de tiempo y tener así con un Cash Flow real.

La precisión en el cálculo del cash flow es esencial para una gestión financiera efectiva. 

Estrategias para Optimizar el Cash Flow

La optimización del cash flow implica maximizar las entradas de efectivo y minimizar las salidas. Implementar estrategias específicas puede marcar la diferencia. Os dejamos algunos consejos:

Conoce la situación de tu negocio

Conocer a fondo el negocio, los clientes y ser capaces de prever la situación a corto plazo nos ayudará a conocer cómo se genera el Cash Flow. Un mayor conocimiento, nos da más herramientas para poder crecer. 

Negociación con proveedores

Buscar acuerdos que sean beneficiosos con los proveedores puede reducir la presión sobre el flujo de efectivo. Por ejemplo, a veces, podemos conseguir descuentos por pronto pago.

Asegura los pagos de tus clientes

Hablábamos de la importancia de una buena negociación con los proveedores. Esto debemos trasladarlo a nuestros clientes y conseguir que estos abonen las facturas en los tiempos acordados. Ofrecer facilidades de pago o incluir cláusulas en los contratos en caso de retrasos pueden ayudarte a contar con una buena estrategia de cobro.

Gestión de inventarios

Mantener niveles de inventario eficientes evita gastos de almacenamiento innecesarios. Además, recomendamos no comprar más de lo necesario.

Controla tus gastos

En esa línea, es clave revisar todos los gastos y ver si somos capaces de ahorrar. ¿Son todos tus gastos necesarios? ¿Podemos llegar a mejores acuerdos con proveedores?

Desafíos Comunes en la Gestión del Cash Flow

Muchas empresas, especialmente pequeñas y medianas empresas, se enfrentan a desafíos significativos en cuanto a su flujo de caja, lo que puede llevar a problemas financieros graves. Os contamos algunos de los desafíos más comunes:

No tener un fondo de emergencia

No contar con un fondo de emergencia es uno de los desafíos a los que se enfrentan las empresas. Si no disponemos de este fondo, es probable que no seamos capaces de cubrir imprevistos, como abonar el IVA de una factura impagada o realizar una reparación en nuestras instalaciones.

Esto se refleja en nuestro Cash Flow. Por ello, es importante conseguir ahorrar un poco cada vez para ir construyendo ese fondo de emergencias.

Recibir pagos atrasados

Si nuestros clientes no abonan las facturas a tiempo, nuestras cuentas se pueden ver comprometidas. Es por ello importante tener claro nuestras condiciones de pago. Debemos enviar a tiempo las facturas a nuestros clientes, informar de las fechas de pago y ofrecer facilidades de abono. Ponérselo fácil nos permite asegurar el pago a tiempo.

Gastos excesivos

Un control inadecuado de los gastos puede tener un impacto negativo directo en el flujo de caja. La implementación de políticas de control de gastos y la revisión regular de presupuestos pueden ser herramientas cruciales para evitar el agotamiento de recursos financieros.

No tener un plan de gastos frente al crecimiento

Crecer siempre es positivo, pero debemos tener en cuenta que debemos estar preparados para ese crecimiento. Por ello, debemos contar con un plan de gastos que nos permita hacer frente a nuevas contrataciones, equipos o ampliación de las instalaciones. Esto puede incluir opciones de financiación como la solicitud de préstamos. 

En Fimax Asesores te ayudamos a controlar tu Cash Flow

Comprender en profundidad el valor del Cash Flow como indicador, sus tipos y métodos de cálculo es esencial para una gestión financiera efectiva. Al implementar estrategias para optimizar el cash flow y abordar desafíos comunes, las empresas pueden mejorar su liquidez y construir bases financieras sólidas para el futuro. >

En Fimax Asesores te ayudamos a controlar la economía de tu empresa a través de nuestro servicio de Controller Financiero. Solicita más información sin compromiso en  [email protected].

Ponte en contacto con nosotros 

Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros rellenando el siguiente formulario.

Relacionados

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

No te pierdas toda la actualidad en los ámbitos jurídico, fiscal, laboral y de protección de datos. Además podrás conocer las últimas subvenciones.