Procedimiento concursal

REALIZAR CONSULTA

Procedimiento concursal

El procedimiento concursal es aquel que se inicia cuando una persona física o jurídica entra en situación de insolvencia, no pudiendo hacer frente a sus deudas.

Tiene como objetivo negociar y llegar a un acuerdo entre acreedores y deudor, de manera efectiva y sin que se pueda revocar, mediante el establecimiento de un plan de pagos viable y una eliminación de parte de la deuda (quita)

El procedimiento concursal se contiene en la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal (en adelante, LC), y consta de tres fases, en principio sucesivas: declaración de concurso, fase común para la determinación de las masas activa y pasiva, y solución o salida del concurso (en sus formas ordinarias de convenio y liquidación).

Presupuesto objetivo

El presupuesto objetivo se identifica con la insolvencia (art. 2.1 LC 22/2003), que se concibe como el estado patrimonial del deudor que no puede cumplir regularmente sus obligaciones (art. 2.2 LC 22/2003). Pero ese concepto unitario opera de manera distinta según se trate de concurso necesario o voluntario.

Concurso voluntario

Si la solicitud de concurso la insta el propio deudor, deberá justificar su endeudamiento y su estado de insolvencia, si bien en este caso no sólo podrá ser actual o inminente sino futuro, previsto como “inminente”. El deudor tiene el deber de solicitar la declaración de concurso cuando conozca o hubiera debido conocer su estado de insolvencia (art. 5.1 LC 22/2003); pero tiene la facultad de anticiparse a éste (art. 2.3 LC 22/2003). La Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización legitimó al mediador concursal para solicitar también el concurso voluntario, en este caso denominado consecutivo, cuando el acuerdo extrajudicial, por cualquier vicisitud, no terminara cumpliéndose.

Concurso necesario

Para solicitar la declaración de concurso están legitimados el deudor y cualquiera de sus acreedores (art. 3.1 LC 22/2003). Por excepción a lo dispuesto en el apartado anterior, no está legitimado el acreedor que, dentro de los seis meses anteriores a la presentación de la solicitud, hubiera adquirido el crédito por actos ínter vivos y a título singular, después de su vencimiento. Sin embargo, por la Ley 38/2011, de 10 de octubre, de reforma de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal se ha derogado la opción contemplada en el apartado 5º del art. 3 por la que el acreedor podrá instar la declaración judicial conjunta de concurso de varios de sus deudores cuando exista confusión de patrimonios entre éstos, o, siendo éstos personas jurídicas, formen parte del mismo grupo, con identidad sustancial de sus miembros y unidad en la toma de decisiones (art. 3.5 LC 22/2003), opción ahora derogada expresamente por la reforma citada.

Procedimiento de declaración

El procedimiento de declaración viene recogido en el art. 190 LC 22/2003, a saber:

  1. Concurso sin especial complejidad: El juez podrá aplicar el procedimiento abreviado cuando, a la vista de la información disponible, considere que el concurso no reviste especial complejidad, atendiendo a las siguientes circunstancias:

1.º Que la lista presentada por el deudor incluya menos de cincuenta acreedores.

2.º Que la estimación inicial del pasivo no supere los cinco millones de euros.

3.º Que la valoración de los bienes y derechos no alcance los cinco millones de euros.

  1. Presentación por el deudor de propuesta de convenio: El juez podrá también aplicar el procedimiento abreviado cuando el deudor presente propuesta anticipada de convenio o una propuesta de convenio que incluya una modificación estructural por la que se transmita íntegramente su activo y su pasivo.
  2. Presentación por el deudor de un plan de liquidación: El juez aplicará necesariamente el procedimiento abreviado cuando el deudor presente, junto con la solicitud de concurso, un plan de liquidación que contenga una propuesta escrita vinculante de compra de la unidad productiva en funcionamiento o que el deudor hubiera cesado completamente en su actividad y no tuviera en vigor contratos de trabajo.

La fase común del concurso tiene por objeto la determinación de las masas del concurso, principal cometido de la administración concursal que se nombra en el auto de declaración. La misma se desarrolla en tres hitos. En primer lugar, son las partes que conforman el haz de relaciones obligacionales en cuyo marco se genera la insolvencia, quienes realizan sus alegaciones. Así, el deudor señala en qué consiste su patrimonio y qué deudas tiene en los documentos que acompaña a la solicitud de concurso (o, en el caso de concurso necesario, en un momento posterior), y los acreedores comunican sus créditos en el plazo de 20 días desde la publicación del concurso en el BOE.

En un segundo momento, es el administrador concursal quien, a partir de estos datos y tras analizar toda la documentación contable del deudor, fija provisionalmente las masas del concurso en su primer, o primeros informes al respecto.

Por último, a partir de la protesta de algunos acreedores, es el juez quien puede modificar aspectos concretos del informe provisional, a través de los correspondientes incidentes concursales, para desembocar finalmente en los textos definitivos.

El procedimiento de concurso está dividido en seis secciones en cada una de las cuales, se ordenan las actuaciones de cada una de ellas, pudiéndose abrir cuantas piezas separadas sean necesarias o convenientes:

En concreto, las secciones que refiere el artículo 183 de la Ley Concursal 22/2003 son las siguientes:

  1. La sección primera comprenderá lo relativo a la declaración de concurso, a las medidas cautelares, a la resolución final de la fase común, a la conclusión y, en su caso, a la reapertura del concurso.
  2. La sección segunda comprenderá todo lo relativo a la administración concursal del concurso, al nombramiento y al estatuto de los administradores concursales, a la determinación de sus facultades y a su ejercicio, a la rendición de cuentas y, en su caso, a la responsabilidad de los administradores concursales.
  3. La sección tercera comprenderá lo relativo a la determinación de la masa activa, a las autorizaciones para la enajenación de bienes y derechos de la masa activa, a la sustanciación, decisión y ejecución de las acciones de reintegración y de reducción, y a las deudas de la masa.
  4. La sección cuarta comprenderá lo relativo a la determinación de la masa pasiva, a la comunicación, reconocimiento, graduación y clasificación de créditos concursales y al pago de los acreedores. En esta sección se incluirán también, en pieza separada, los juicios declarativos contra el deudor que se hubieran acumulado al concurso de acreedores y las ejecuciones que se inicien o reanuden contra el concursado.
  5. La sección quinta comprenderá lo relativo al convenio y a la liquidación, incluidos el convenio anticipado y la liquidación anticipada.
  6. La sección sexta comprenderá lo relativo a la calificación del concurso y a sus efectos.

Si necesitas más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros: