El Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) en su Resolución 03337/2018 de 14 de mayo de 2019; establece que:

“(…) Siguiendo el criterio jurisprudencial, el valor real de los bienes adquiridos, comprobado por técnico competente de la Administración Autonómica a efectos de la liquidación practicada a la sociedad por el concepto tributario Transmisiones Patrimoniales Onerosas, vincularía a la Inspección en la determinación del valor de mercado correspondiente a dicha adquisición a efectos de determinar en el Impuesto sobre Sociedades el incremento de base imponible derivado de la transmisión lucrativa por la diferencia entre el valor escriturado y declarado (…)”.

Esto es, la valoración de un bien realizada por una Administración Tributaria vincula a todos los efectos a las demás Administraciones competentes y en mayor medida si se trata de impuestos estatales como justifica el TEAC.

Y es que el Tribunal Supremo ya ha adoptado este criterio, en su sentencia núm. 1370/2013, de 15 de enero de 2015, del recurso de casación para unificación de doctrina, estableciendo que:

“(…) La Administración, (…) dentro de las actuaciones inspectoras llevadas a cabo delimitó un determinado hecho que le sirvió de soporte para la liquidación practicada, al actuar de dicha forma delimitando una concreta realidad no puede prescindir de la misma por haber quedado vinculada por su actuación anterior, por lo que el “importe real” de una misma operación es un dato objetivo que no depende de la perspectiva desde la que se contemple, desde la del vendedor o desde la del comprador, y una vez delimitado despliega toda la fuerza vinculante que le otorga la propia actuación administrativa (…)”.