Estimados lectores:

Estamos terminando el mes de febrero con la esperanza puesta en dos frentes. Por un lado, la bajada de los positivos en coronavirus y, por otro, el avance de las vacunas.

Y digo las vacunas por la cantidad de marcas que tendremos a disposición para que antes del verano al menos la mitad de la población esté inmunizada ante el virus.

También nos alienta el hecho de que varios países europeos, como Alemania e Inglaterra, estén mejorando muchísimo los niveles de contagio.

Con todo, podemos esperar que, si hay suerte, en Semana Santa o en los meses de mayo y junio sea posible tener una ocupación de entre el 30 o el 40% de las plazas hoteleras y encarar la temporada de invierno con todas las garantías.

Todo ello sin la ayuda de los gobiernos para las empresas.

Los bancos dan largas a la posibilidad de garantizar un año más la carencia de los préstamos ICO, mientras al Gobierno se le llena la boca diciendo que se van a conceder esos aplazamientos o que van ayudar a poner en marcha otras ayudas para las compañías… pero todo ello dependiendo del dinero que llegue de Bruselas, si llega.

Por lo expuesto, tal y como llevamos meses repitiendo, lo que no hagamos nosotros los empresarios no lo va a hacer nadie. 

Nosotros podemos planificar, hacer presupuestos para manejarlos mes a mes y tomar todas las decisiones que la ley ya establecida nos permite. Debemos tomar decisiones como la de reestructurar nuestras empresas para que todas estén bajo el paraguas de un holding y que este reúna las condiciones y características de la empresa familiar para estar exenta del patrimonio y del impuesto de donaciones y sucesiones.

El impuesto de patrimonio ya ha subido con los presupuestos generales del 2021 y la tendencia, tanto del Gobierno español como del de Canarias es subir;  o en el caso de las islas bajar el porcentaje de excensión.  

En Fimax Asesores estamos para ayudarles en la toma de la mejor decisión… hacemos más.